Gestión-Javier Prialé

El Perú se prepara para contar con tecnología 5G y este año el Gobierno podría licitar dos frecuencias para mejorar el servicio de Internet (Gestión 29.12.2018).

Sin embargo, el mercado de telecomunicaciones enfrenta una realidad que complicaría esta inversión: la descapitalización de las empresas operadoras que actualmente están en el país.

“Lo que se viene es un nuevo ciclo de inversión muy poderoso en infraestructura para entrar a la tecnología 5G. Como es natural, cuando viene un ciclo de inversión hay que capitalizarse, y la industria está superdescapitalizada”, afirmó la presidenta de la Asociación para el Fomento de la Infraestructura Nacional (AFIN), Leonie Roca.

Explicó que el Ebitda de las operadoras en el Perú está entre los últimos del sector de comunicaciones en el mundo, lo cual preocupa porque se está terminando una época en la que se debió guardar el capital para las inversiones del siguiente ciclo.

Las razones

De acuerdo con Roca, son dos las razones principales para la descapitalización de las empresas. La primera es la dura competencia que se generó en el mercado para captar clientes nuevos, a la cual calificó de “muy agresiva”.

“Estamos muy orgullosos de tener cuatro operadores acá, pero hay países, como Francia, que tienen tres. El nivel de competencia que tenemos es muy agresivo, muy competido y eso depreda la rentabilidad”, precisó.

Un segundo factor mencionado por la titular de AFIN es la sobrerregulación del mercado por parte del Organismo Supervisor de Inversión Privada en Telecomunicaciones (Osiptel). Puso como ejemplo la situación que se presenta cuando, por un tema de seguridad ciudadana, se pide el control biométrico para comprar un chip o renovar las líneas.

Al respecto, señaló que esa era una responsabilidad pública, por ser de seguridad ciudadana, que se le ha trasladado a las operadoras de telefonía. “Resulta que cada vez que se pasa el control biométrico, las operadoras le tienen que pagar a Reniec. Solo en eso son S/ 30 millones al año”, añadió.

Otro ejemplo es lo que sucede en torno a las cárceles. La ejecutiva señaló que como las concesiones para bloquear la señal de celulares en estos recintos no funcionan, se opta por pedirles a las operadoras que saquen las antenas que están alrededor, lo cual afecta la cobertura del resto de usuarios, ya que los penales están al medio de las ciudades.

“Este ya es un mercado libre y Osiptel sigue con estas ideas locas de protección al consumidor como si fuera un mercado monopolizado”, refirió Roca.

Incluso consideró que Osiptel ha roto el equilibrio entre las empresas y los consumidores. “Esperaría que el regulador me diga cómo está el mercado, cuánto creció, si mejoró la cobertura y no que saque un tuit diciendo que multó a Telefónica. Ese no es su rol, porque está tratando de ganarse a la platea”, dijo.

No entraría otro operador

Respecto a la posibilidad de que entre un quinto operador al mercado, Leonie Roca se mostró escéptica y consideró que, por el contrario, a futuro habrá compras entre operadores.

Esto, porque el mercado es muy chico, no por la cantidad de clientes, sino por el consumo que se tiene.

“ESPERARÍA QUE OSIPTEL DIGA CÓMO ESTÁ EL MERCADO Y NO UN TUIT PARA GANARSE A LA PLATEA”.

LEAVE A REPLY

Please enter your comment!
Please enter your name here