Se enciende la discusión por el destino de la banda de 6 GHz en Argentina

1275

Una reunión virtual entre el Ente Nacional de Comunicaciones (Enacom) y Facebook encendió la llama de un debate que ha ganado terreno en la región: el destino de la banda de 6 GHz. Argentina abrió su consulta pública en diciembre y su resultado aún es incierto, pero las decisiones en otras latitudes obligan a la reflexión sobre lo que puede ocurrir en el plano local.

El anexo de la resolución 102/2020 es el que presentó oficialmente el debate en Argentina. Allí se considera “atribuir la banda de frecuencias de 5925 a 6425 MHz” para servicios no licenciados. En otras palabras, se proponen 500 MHz para Wi-Fi 6. Una página después se genera la pregunta fundamental: “¿Considera adecuado el ancho de banda propuesto o se debe considerar otra extensión?”

Entre los motivos, la resolución expone los beneficios del estándar IEEE 802.11ax (comercialmente Wi-Fi 6): “permite mejores experiencias al usuario en aplicaciones que demandan un mayor ancho de banda aprovechando canales de mayor capacidad y mejorando así también la calidad del servicio para una mayor cantidad de usuarios conectados simultáneamente”.

Está claro que la Subsecretaría de Tecnologías y la Información y las Comunicaciones tiene en mente destinar al menos 500 MHz a Wi-Fi 6, y en el “al menos” está la clave. La misma postura tenía Perú, pero a último momento optó por dar los 1,200 MHz a Wi-Fi 6 y no dejar la parte superior para servicios móviles como estaba previsto. Ese mismo camino tomaron antes otros países en la región como Chile, Costa Rica y Brasil. Es probable que Argentina termine tomando la misma dirección que estos países.

“El espectro en bandas medias es determinante del futuro éxito de las redes 5G y, para eso, la banda de 6 GHz es clave. Atendiendo las necesidades de ambas tecnologías, lo óptimo es un enfoque balanceado: considerar el segmento de 5925-6425 MHz para uso sin licencia, manteniendo el rango de 6425-7125 MHz disponible para el eventual uso para 5G licenciado en el futuro”, dijo a DPL News Lucas Gallitto, director de GSMA para América Latina.

“Argentina precisa generar las condiciones para capturar los beneficios del 5G. Esta tecnología tiene el potencial de incrementar la productividad del país en todo tipo de industrias, desde la agricultura a la manufactura. Una vez que se destina un rango para el uso sin licencia, los dispositivos proliferan sin control, con lo que la banda se vuelve irrecuperable”, consideró sobre el proceso abierto en el país.

La GSMA también ha presentado su postura de “enfoque balanceado” ante el Instituto Federal de Telecomunicaciones (IFT), en el marco del proceso similar que está teniendo lugar en México: “Nuestro estudio marca que Ciudad de México requerirá entre 1980 y 2340 MHz de espectro en bandas medias para los próximos años y 6 GHz es crucial para cubrir esta necesidad. Esperamos que la evidencia contribuya a tomar una decisión que permita a México poder potenciar su economía digital”, indicó.

También está en debate en Colombia, donde los reguladores propusieron 1,100 MHz de la banda para Wi-Fi 6 y dejar los 100 MHz restantes para su análisis en la Conferencia Mundial de Radiocomunicaciones 2023 (CMR-23), un encuentro que será clave para definir los pasos del mundo en el mediano plazo. “Esa instancia dará oportunidad de armonizar la banda en gran parte del planeta”, amplió Gallitto.

Al momento, la cancha en el mundo está repartida. China ha apostado enteramente por 5G, mientras que Europa ha dividido, dejando 500 MHz para Wi-Fi 6. La misma postura han tomado en África y partes de Oriente Medio. El punto aquí es que América Latina parece volcarse a lo decidido en Estados Unidos, el Reino Unido y Corea del Sur y esta decisión amenaza el potencial de 5G, según advierte la voz de los operadores.

La GSMA se ha mostrado preocupada por la situación, al apuntar que la banda de 6 GHz es óptima para ofrecer alta capacidad en cualquier escenario urbano con espectro licenciado y tiene la ventaja de encontrarse atribuida al servicio móvil a título primario en todas las regiones de la UIT. Del otro lado están Google, Facebook y otros, que esperan más espectro para desplegar servicios sobre Wi-Fi.

“No considerar espectro en esta banda podría impedir materializar las velocidades y capacidades 5G que requieren las ciudades inteligentes, el transporte y las fábricas. Los mercados en esta situación estarían en desventaja para impulsar su industria 4.0 y capturar los beneficios de la transformación digital. La banda de 6 GHz es esencial para poder dar respuesta a la creciente demanda de datos de los usuarios móviles”, concluyó Gallitto.