Las negociaciones para completar la fusión de T-Mobile y Sprint se volvieron a postergar a medida que las partes discuten las restricciones de propiedad y otras condiciones para que Dish Networks obtenga los activos de los que debe desprenderse la compañía fusionada. De acuerdo con The Wall Street Journal, las conversaciones se han ralentizado y no está claro cuándo llegarán a un acuerdo.

Ambas compañías habían impuesto una fecha límite, el 29 de julio, para cerrar el acuerdo, pero al parecer se extenderá. Será la segunda vez que aplazan la fecha límite, luego de haber firmado una alianza de adquisición hace más de un año por 26 mil millones de dólares.

La fusión ya había recibido el visto bueno de los comisionados republicanos de la Comisión Federal de Comunicaciones (FCC). Pero aún falta la aprobación del Departamento de Justicia, que semanas atrás había solicitado a T-Mobile entregar parte del espectro a Dish Networks para que forme el cuarto operador móvil.

Los negociadores se habrían quedado atascados discutiendo los límites de propiedad y las restricciones, que impondría barreras a quién podría comprar luego partes de la nueva red de Dish. T-Mobile solicitó que ningún inversionista estratégico tome más de 5 por ciento de la participación en Dish, mientras en la prensa sonaba fuerte una posible alianza de Dish con Google para formular el nuevo operador.

A pesar de la aprobación del Departamento de Justicia, la fusión podría enfrentar un nuevo desafío judicial de más de una docena de fiscales generales del estado que afirman que la operación perjudicará a los consumidores.

1 COMMENT

LEAVE A REPLY

Please enter your comment!
Please enter your name here