Pareciera que algún erudito en Tecnologías de la Información está asesorando vehementemente a los altos funcionarios del gobierno de la 4T para tomar las decisiones y ejecutar los planes que lleven al país a un futuro prometedor. 

Hay suficiente literatura en Internet sobre el funcionamiento eficiente y la generación de ahorros significativos en oficinas y empresas e industria por la reducción de inversión en sistemas y equipos de cómputo y TI. 

Se me antoja pensar que el equipo de asesores estrella ha estado leyendo algo al respecto, pero después de ver las asombrosas decisiones que en las últimas semanas se han tomado en las secretarías de Energía y del Trabajo, no puedo más que imaginar tres cosas: (i) o no acabaron de leer la literatura ni los artículos completos; (ii) o no entendieron ni una palabra de lo que en realidad se trata, ni cuál es el mecanismo para reducir eficientemente la inversión en sistemas y equipos de cómputo en las oficinas -quiero hacer notar la palabra inversión en lugar gasto; (iii) o de plano, siguen en las nubes y lo que quieren es un futuro prometedor para el partido y para eternizarse en el poder, apalancados en la ignorancia y la miseria de sus clientes.

Con las cosas como están hoy, es normal y hasta esperado que las empresas y el gobierno busquen por dónde recortar gastos y maximizar ahorros, lo que bien se puede concretar con el adecuado aprovechamiento de la tecnología, en favor y beneficio de todos: de negocios dedicados a TI, de empresas y gobierno que disponen de menos recursos económicos y de los propios trabajadores como usuarios de la tecnología, que requieren de herramientas de trabajo como la conectividad o los medios de acceso a información, para hacer su trabajo.

Para generar ahorros en las áreas de Tecnologías de la Información, tanto en hardware como en software, no se necesita eliminar las computadoras de las actividades diarias de los profesionistas -como lo han hecho recientemente los genios de la SE y de la STPS, con el inaudito, y por demás inverosímil, respaldo de Manuel, su líder supremo. Lo que se tiene que hacer es una planeación simple con pasos bien definidos que conlleven a la disminución de la inversión en activos como servidores, unidades de almacenamiento masivo o licencias perpetuas de software; para decirlo en pocas palabras, migrar a cloud computing o servicios en la nube.

Según cifras que Gartner publicó en noviembre de 2019, el mercado de servicios en la nube alcanzaría un valor de 266 mil 400 millones de dólares en 2020 y llegaría a 354 mil 600 millones de dólares en 2022.

Existe una gran diversidad de opciones para que, aun dejando de pagar las licencias de los procesadores de palabras, hojas de cálculo y demás aplicaciones de uso cotidiano, nos sea posible proveer a nuestros colaboradores, dentro del marco de la ley, con las herramientas necesarias que les faciliten la ejecución de sus tareas diarias, o sea, que les hagan un poco más fácil su trabajo. 

No me refiero a soluciones de código abierto u open source como comúnmente se llaman, y que requieren ser instaladas en computadoras o servidores propios en adición a demandar un mantenimiento continuo para llevar a cabo las actualizaciones correspondientes. Me refiero a soluciones “X-aaS” as a Service que además de darnos la facilidad de pagar únicamente por lo que se necesita, generalmente incluyen todas las actualizaciones y modernizaciones que se vayan liberando del paquete de aplicaciones o de aprovechamiento de infraestructura al cual nos suscribamos, entre otros muchos beneficios tanto para las empresas como para los usuarios.

Pero no solo se trata de Software as a Service para optimizar la inversión y el gasto en TI. Según la misma publicación de Gartner de noviembre del año pasado, el mercado de servicios en la nube generaría los siguientes flujos para los próximos años:

20182019202020212022
Procesos de negocio en la nube (BPaaS)41.743.746.950.253.8
Infraestructura para aplicaciones en la nube (PaaS)26.432.239.748.358.0
Aplicaciones en la nube (SaaS)85.799.5116.0133.0151.1
Administración y seguridad en la nube10.512.013.815.717.6
Servicios de infraestructura en la nube (IaaS)32.440.350.061.374.1
Valor del mercado total196.7227.8266.4308.5354.6

Por sus siglas en inglés: BPaaS = Business Process as a Service; IaaS = Infrastructure as a Service; PaaS = Platform as a Service; SaaS = Software as a Service.

Said Nag, vicepresidente de Gartner, asegura que el diseño, la implementación y la maduración de estrategias para servicios en la nube será prioritario durante mucho tiempo. Asimismo, ratifica que el ecosistema de servicios en la nube será cada vez más sofisticado y competitivo. Augura que para 2022, 60 por ciento de las organizaciones y empresas harán uso y contratarán servicios provistos en la nube, lo que representa un incremento de 100 por ciento con respecto a 2018. “Las capacidades nativas en la nube, los servicios y aplicaciones, el uso de múltiples nubes y las nubes híbridas conforman un diverso ecosistema que resultará en un factor de decisión importante para los gerentes de Tecnologías de la Información. La creciente demanda de servicios estratégicos en la nube indica un cambio organizacional hacia los resultados del negocio digital.”

Las suscripciones mensuales o anuales para aplicaciones de uso doméstico, empresarial o industrial en la nube como editores de texto, imágenes o video, almacenamiento y respaldo, diseño gráfico, diseño industrial, arquitectura, telemetría y control, facturación, liquidación y cobranza o trabajo colaborativo son solamente una parte de las opciones que ofrece el cloud computing

Soporte ininterrumpido, seguridad en la transmisión de datos, ubicuidad y acceso desde cualquier parte y dispositivo, actualizaciones, mejoras constantes y la posibilidad de un manejo financiero menos presionado son otros de los beneficios que conlleva trabajar con soluciones en la nube y Tecnologías de Información como servicios.

La compartición segura de plataformas de aplicaciones, sistemas, infraestructura, etcétera, además permitirá a las organizaciones, empresas e industria mantenerse siempre al corriente y actualizadas en el uso y aprovechamiento de tecnologías digitales. Escenario que “cae como anillo al dedo” para implementar y ejecutar eficientemente planes de teletrabajo, una situación que la mayoría hemos tenido que enfrentar durante los últimos meses sin haber planeado y, en muchos casos, habiendo estado en contra del concepto hasta que se tuvo que hacer realidad debido a la contingencia que estamos viviendo.

No señores, la solución no es dejar de invertir en Tecnologías de la Información para usarlo en otros proyectos que pueden resultar política y temporalmente redituables. La solución es invertir inteligentemente en soluciones y servicios en la nube para ahorrar y para lograr beneficios de largo plazo para el país, para las empresas y para la gente y, en consecuencia, para el Presidente. ¡Ya bájense de su nube!

LEAVE A REPLY

Please enter your comment!
Please enter your name here