Sobre una agenda digital. El Desarrollo Sostenible

338

La Tribuna,

En un evento realizado recientemente se abordaron aspectos centrales y básicos en cuanto a la aplicación de las nuevas tecnologías de la información y la comunicación. Por ello, se destacó que la Agenda 2030 para el Desarrollo Sostenible señala un cambio de época y un momento de oportunidad en que la difusión y adopción de nuevas tecnologías, en particular las de la información y las comunicaciones (TIC), y la interconexión global brindan un gran potencial para acelerar el progreso humano, facilitar el acceso a la información y desarrollar sociedades del conocimiento.

Igualmente se reconoce también que la innovación científica y tecnológica es crítica en áreas centrales para el desarrollo, como la salud y la energía. Indiscutiblemente las TICs son instrumentos esenciales para mejorar la calidad de la educación, promover el empoderamiento de las mujeres, motivar la industrialización inclusiva y sostenible y fomentar la innovación.

Es admitido que la coyuntura provocada por la COVID-19, plantea un nuevo y complejo escenario global, traducido en el colapso económico y social con un impacto inesperado. Ante esta triste realidad el accionar electrónico se ha acelerado sustantivamente, evidenciando ser herramientas esenciales para facilitar el distanciamiento físico y mitigar los efectos económicos y sociales de la crisis.

Es definitivamente evidente que la adopción de dichas tecnologías se ha acelerado de manera considerable durante el presente año, al ofrecer soluciones para el comercio, el trabajo, la educación y la salud. En todo caso, su alcance y uso está condicionado por factores estructurales y socioeconómicos, pues en muchos casos no hay acceso a las tecnologías digitales y ello hoy en día, es un imperativo categórico.

Hoy en día es básica la cooperación regional en materia digital, con miras a promover el diseño de políticas, el desarrollo de capacidades y un acuerdo político en relación con los desafíos y oportunidades que representa la transformación digital para la sociedad en general, pues de no ocurrir ello, el retroceso sería la nota característica.

Compartimos cuando estudiosos del tema señalan que: El avance de la tecnología, sumado a los retos de la crisis, requiere una cooperación renovada que facilite la expansión de la economía digital a todos los sectores de la población, pero que también promueva confianza y seguridad en el uso de las tecnologías digitales. Es preciso un accionar global en la lucha contra la pandemia, así como la recuperación económica. La educación tiene que experimentar un cambio cualitativo para ajustarse sustantiva y efectivamente a los requerimientos de la sociedad actual.

Por lo señalado, resulta sumamente importante y trascendente que el gobierno adopte medidas estratégicas, tales como: 1. Políticas, agendas digitales y planes con metas concretas hacia el acceso universal asequible que incentiven el despliegue de conexiones de banda ancha y redes de alta capacidad, mediante un adecuado balance de inversión pública y fomento a la competencia en el marco de un entorno favorable a la inversión; 2. Impulsar el acceso y la conectividad de banda ancha en condiciones significativas de asequibilidad y de calidad en las zonas remotas, áreas rurales, estimulando el desarrollo de proveedores alternativos de conectividad como redes comunitarias, operadores rurales y tecnologías con una buena relación costo-eficacia mediante modelos alternativos y sostenibles de inversión; 3. Impulsar políticas e incentivos para el despliegue, la compartición y la operación de la infraestructura habilitante y las tecnologías necesarias para el desarrollo de Internet, especialmente promoviendo el establecimiento y fortalecimiento de puntos de intercambio de Internet.

Además, es procedente medidas tales como: 4. Promover el refuerzo y la creación de infraestructuras digitales y de conectividad especializadas para el fortalecimiento de la educación, la ciencia y la tecnología, pilares fundamentales para el desarrollo económico y social, y acelerar los procesos de transformación digital; 5. Impulsar la presencia digital, en conjunto con la adopción, la difusión y el uso efectivo de herramientas digitales avanzadas asociadas a la industria, para promover la productividad y la competitividad de las empresas y fomentar el emprendimiento y el cambio estructural, haciendo hincapié en las pequeñas y medianas empresas; 6. Estimular opciones de financiamiento diversificadas para emprendimientos de base tecnológica, incluidas fuentes alternativas de financiamiento apoyadas en fideicomisos focalizados, préstamos de persona a persona, servicios financieros de plataformas digitales y otros; 7. Fortalecer los marcos políticos y regulatorios para facilitar los procesos de transformación digital y la vinculación de dichos procesos a los sistemas nacionales de educación, investigación e innovación. Adelante Honduras.