Los Ándes – Bárbara Del Pópólo

La penetración de internet fija en Mendoza, así como la cantidad de accesos por hogar es del 40,7%, un valor muy por debajo del promedio nacional, que alcanza el 65,8%. El dato se desprende de un informe de la Cámara Argentina de Internet (Cabase), que analizó la evolución de los accesos y penetración de internet fija por provincia, entendiendo este concepto como la cantidad de accesos por cada 100 hogares.

Lo positivo, es que el acceso de las familias a Internet se ha mostrado en aumento desde septiembre de 2015 hasta el mismo mes de 2019, y según la Cabase, en cuatro años se sumaron 2,22 millones de nuevos accesos en el país (32,1% de incremento). Entre septiembre de 2018 y septiembre de 2019 la cantidad de hogares conectados pasó de 8.347.035 a 9.164.684 (9,8% de aumento).

Sin embargo, hay claras diferencias entre las distintas regiones del país. Mientras que la ciudad de Buenos Aires tiene más conexiones que hogares (112,65%), aún hay provincias con niveles de penetración por debajo del 50% como es La Rioja (47,90%), Chubut (47,60%), Salta (44,50%), Jujuy (44,30%) y Mendoza (40,70%). También hay provincias con un de nivel de penetración de internet por debajo del 40% como es el caso de Tucumán (39,50%), Misiones (39,30%), Corrientes (38,50%), San Juan (37,10%), Chaco (35,90%), Santa Cruz (35,60%), Catamarca (30,90%) y Formosa (30,10%).

Oferta desigual
Según explicó Ariel Graizer, presidente de la Cámara Argentina de Internet, si bien Argentina tiene una buena tasa de penetración promedio de internet, las características de nuestra vasta geografía y la dispar densidad poblacional hace que el mayor desarrollo de redes y servicios de los grandes operadores se concentre principalmente en las grandes ciudades.

“Necesitamos mayores inversiones en infraestructura para que los usuarios de todo el territorio argentino puedan contar con servicios de internet de calidad y a precios accesibles. Esas inversiones son las que llevan adelante las pymes y cooperativas en las ciudades del interior y que son producto de un gran esfuerzo económico que debe ser acompañado con financiamiento y políticas de fomento más agresivas de las inversiones en FTTH (fibra óptica al hogar)”, agregó Graizer.

La concentración del mercado también se presenta como una dificultad a sortear, según el titular de la Cámara, ya que “el mercado argentino se estructura a partir de muy pocos proveedores capaces de ofrecer al usuario servicios paquetizados de internet, telefonía y televisión” (triple o cuádruple play). Esta modalidad es la más elegida por los usuarios, el 70% de los hogares de argentina contrata todos estos servicios con una misma compañía.

De aquellos que compran un combo, el 65% lo hace con un solo servicio, sea TV o telefonía fija. El resto (35%) son aquellos que contratan un paquete de triple play, es decir que paquetizan su servicio de banda ancha simultáneamente con TV paga y telefonía fija, por un valor que se presenta en una única factura.

Fibra óptica
La fibra óptica representa hoy la opción favorita de los ISPs (proveedores de servicios de internet) como tecnología de upgrade de red, razón a la que debe su desarrollo a pesar del contexto adverso de la economía. Se espera que esta tendencia se acentúe aún más hacia el futuro, con un ritmo de evolución condicionado mayormente por la macroeconomía argentina, que siempre incide fuertemente en las inversiones en telecomunicaciones.

“Aún con el crecimiento de los últimos años, Argentina tiene una deuda pendiente en materia de velocidad. Necesitamos mucha más participación de velocidades de 30 a 50 Mbps y más. Para eso es clave el desarrollo de la infraestructura de fibra al hogar. Tenemos por delante el desafío de generar políticas públicas, regulaciones e incentivos que promuevan la inversión en FTTH, la única tecnología que es capaz hoy de soportar los crecientes anchos de banda que requiere los hogares medios”, consideró Graizer al respecto.

Precios del “triple play”
Un paquete que incluya todas las opciones (internet, telefonía y televisión paga), puede costar alrededor de $ 1.549 (internet de 50 megas, más televisión y una línea telefónica, en un precio promocional por tres meses), y con 300 Megas se accede a un paquete similar por $ 2.649.

Los precios varían según la compañía y la zona de cobertura, así como también las promociones que ofrecen las empresas. Algunas compañías ofrecen el paquete anterior a más de $ 3.300.

Además, no solo se trata de ofrecer televisión por cable dentro del mismo paquete, sino que otras empresas compiten incluyendo servicios de streaming, o buscan tentar a sus clientes con la programación. En esto radica las amplias diferencias de precios que pueden conseguirse en el mercado.

LEAVE A REPLY

Please enter your comment!
Please enter your name here