Somos indispensables​

    0
    1212

    Las mujeres representamos el 50.6% de la población total de América Latina. La tasa neta de matrícula de mujeres en la educación primaria es de 93.5% y en secundaria es de 78.8%. En ambos casos ligeramente superior a los hombres, que tienen tasas netas de matrícula de 92.7% y 75.2% respectivamente. En la educación terciaria el 58.5% de los graduados son mujeres, según datos de la UNESCO. Sin embargo, los datos muestran una realidad diferentecuando nos acercamos al mercado laboral. No fue sino hasta 2016 que las mujeres alcanzamos el 50% en la incorporación a la fuerza laboral (50.3% al tercer trimestre de 2018), frente a un 74.4% de los hombres, con una tasa de desempleo femenina del 10%, frente al7.3% de la masculina. Esta escasa incorporación al mercado laboral está muy relacionada con la inequidad de trato e inexistencia de opciones para conciliar la vida profesional y personal de manera justa y balanceada. 

    Es conocido el déficit en personal calificado para las tecnologías digitales. En países desarrollados, por ejemplo, en Francia, se estima que para 2020 habrá unos 80.000 puestos de trabajo en TIC y electrónica sin cubrir; la misma situación se presenta en EEUU aún a mayor escala (250.000 puestos) para científicos de datos, según estimaciones de la consultora McKinsey. La incorporación de la mano de obra femenina es indispensable para poder llenar estas posiciones, de otra manera sería imposible tener el capital humano necesario para el desarrollo tecnológico de la era digital. Hay trabajo, es bien remunerado, con proyección a futuro y se requieren personas con habilidades digitales sin importar el género. Sin embargo, de la población universitaria femenina únicamente el 3% está matriculada en carreras de Tecnologías de información y comunicación. 

    Ahora bien, no sería la primera vez que esta inopia de especialistas abre oportunidades para las mujeres. A inicios de los 60s con los primeros desarrollos de las computadoras donde los hombres se dedicaban al diseño, instalación y mantenimiento del hardware se abrieron las puertas a las mujeres para el desarrollo de código (software), que en aquel momento se consideraba un trabajo que se adaptaba mejor al género femenino, por sus habilidades de lógica, matemática y orientación al detalle. Dicho así por Mary Allen Wilkes, en su crónica de cómo se inició como programadora en el MIT en esos años. Las mujeres dominaron esta tarea o bien llegaron a tener una representación más equitativa con los hombres (por supuesto no así en remuneración ni en posiciones de mayor visibilidad) hasta los años 80, donde empezó a crecer la brecha que genera la disparidad (70% hombres – 30% mujeres) que prevalece actualmente.

    No se puede dejar de lado la inclinación de las mujeres hacia tareas más afines al bienestar y desarrollo social. Las carreras de ciencias médicas, por ejemplo, son dominadas por mujeres, así como las ciencias sociales y la educación. Incluso países que lideran índices de equidad de género mantienen esta tendencia de distribución en las disciplinas. Sin embargo, ahora que las tecnologías digitales cortan transversalmente todos los sectores y son requeridas para lograr una transformación digital efectiva, otra vez se hace indispensable que las mujeres tengan las habilidades necesarias para que se desarrollen en estas disciplinas y se potencie su impacto tanto en el entorno cercano como en la sociedad en su conjunto.

    Este momento histórico requiere que las mujeres se involucren más en las TIC. Es necesario continuar con el esfuerzo de generar equidad, las propias tecnologías digitales habilitarán opciones laborales más balanceadas. Las autoridades de gobierno tienen la importante tarea de instalar las acciones afirmativas y los espacios de colaboración público privados para que cada día más niñas y jóvenes mujeres se reconozcan como agentes de cambio y potencien sus intereses y capacidades a través de su participación directa en los entornos digitales, porque las mujeres somos indispensables, competentes, y punto.

    LEAVE A REPLY

    Please enter your comment!
    Please enter your name here