¿Son los móviles plegables el futuro? Samsung muestra uno con pantalla gigante que se dobla dos veces

La compañía coreana exhibe el Flex In & Out mientras gigantes tecnológicos como Huawei, Xiaomi o Motorola experimentan con modelos cada vez más flexibles para los próximos años

182

El País-Isabel Rubio

El sector de los smartphones plegables está en plena ebullición. Apenas han pasado tres semanas desde que Samsung presentara sus nuevos móviles flexibles—el Galaxy Z Fold 3 y el Galaxy Z Flip 3— cuando la marca surcoreana ha aprovechado el Encuentro Internacional de Pantallas de Información (iMiD, por sus siglas en inglés), celebrado en Seúl, para mostrar un modelo aún más ambicioso. Se trata de un prototipo del Galaxy Fold, el Samsung Flex In & Out un móvil con una pantalla gigantesca que se dobla no una, sino dos veces. Aunque el alto precio de estos dispositivos flexibles y algunas dudas y cuestiones técnicas impiden que de momento sean objetos de consumo masivo, el anuncio confirma el interés de las grandes marcas por un producto, que según los analistas, se perfila como una de las grandes tendencias para los próximos años.

El diseño del terminal en cuestión recuerda al de los Galaxy Z Fold existentes. Samsung ya mostró un prototipo de este terminal en mayo, pero por aquel entonces se trataba de una maqueta. Ahora el terminal funciona y se puede ver en acción en un vídeo publicado en Youtube por Samsung Display, la filial de Samsung especializada en la fabricación de paneles para dispositivos. En la grabación, aparece el móvil expuesto parcialmente desplegado. Se aprecia que cuenta con dos bisagras, pero no se muestra cómo funciona el sistema de plegado ni qué grosor tiene el terminal al cerrarlo. “¿Sabías que la pantalla se puede plegar como una curva en ‘S’?”, indica la descripción del vídeo.

Esta tecnología, aún en desarrollo, ha sido bautizada por Samsung como “multiplegable”. Pese a que el prototipo ya haya sido mostrado en acción, aún es pronto para saber si este dispositivo saldrá finalmente al mercado. Incluso es probable que pasen años antes de que se convierta en un producto real y llegue a las tiendas. Pero, si hay algo claro, es que esta tecnología es un ejemplo más de la fuerte apuesta de Samsung por las pantallas gigantescas que, al doblarse, pueden ser utilizadas como si se tratara de un smartphone convencional.

Cuando el smartphone está abierto, su gran pantalla recuerda a la de una tablet o incluso a un escritorio de ordenador. En ella, es posible visualizar al mismo tiempo el acceso directo a más de una treintena de aplicaciones. Una pantalla de estas dimensiones puede resultar útil para visualizar cómodamente todo tipo de contenido multimedia, jugar a videojuegos, leer o trabajar.

Además, el panel puede dividirse en varias partes para facilitar la multitarea. Al igual que ocurre con los Galaxy Fold actuales, el usuario podría utilizar dos o tres aplicaciones al mismo tiempo. Es decir, podría visualizar un videoclip mientras dibuja y está pendiente de una conversación en WhatsApp. Ocho de cada 10 personas desean poder realizar múltiples tareas con su smartphone de manera eficiente y utilizar varias aplicaciones a la vez, según una encuesta realizada por la compañía.

La carrera por conquistar el mercado de los plegables

Solo han pasado dos años desde que los primeros smartphones plegables de gigantes tecnológicos llegaron al mercado y ya se han convertido en una tendencia. Estos dispositivos aún tienen que superar algunos obstáculos para convertirse en productos de masas. Los precios elevados, el bajo rendimiento de la pantalla y su incierta durabilidad se encuentran entre los desafíos a corto plazo que deben superar los fabricantes, según la consultora Strategy Analytics.

Samsung no es la única compañía interesada en conquistar el mercado de este tipo de dispositivos. Otros fabricantes también lo intentan. Este año Huawei ha presentado en China el Mate X2, el heredero directo del Huawei Mate Xs, y Xiaomi ha dado a conocer su primer plegable, el Mi Mix Fold. Motorola también experimenta con este tipo de smartphones. A finales de 2019 presentó una nueva versión del legendario Razr, pero sin teclas físicas y con una pantalla plegable. En teoría incluso Apple prepara un iPhone plegable de ocho pulgadas para 2023, según el conocido analista y filtrador de noticias de la compañía de Cupertino, Ming-Chi Kuo.

Los móviles con pantallas flexibles serán los que más rápido crecerán dentro del segmento de smartphones de gama premium en los próximos 10 años. Así lo indica Strategy Analytics, que pronostica que en 2025 se habrán vendido más de 100 millones de terminales plegables en todo el mundo. “Samsung, Huawei y, con el tiempo, Apple liderarán el camino”, vaticina.