El operador móvil estadounidense Sprint informó a sus clientes que descontinuará el servicio de su marca prepago Virgin Mobile, y transferirá las cuentas a Boost Mobile a partir de febrero, misma fecha en la que se espera tener un fallo del juez Víctor Marrero para permitir o desechar la fusión de Sprint con T-Mobile.

Una de las condiciones para completar el acuerdo de las compañías es que Sprint venda sus activos prepago a Dish, a fin de que este pueda convertirse en el cuarto operador del país. Desde diciembre pasado, arrancó un juicio en la corte federal de Manhattan, promovido por un grupo de 14 fiscales generales, para determinar si la transacción afecta la competencia en el mercado móvil de Estados Unidos.

La decisión de desconectar a Virgin Mobile se debe a que la marca ha ido cuesta abajo desde los últimos años. En 2016, se implementó una estrategia para promoverla como un servicio único para usuarios de iPhone, la cual no duró mucho tiempo, y recientemente se rompieron los tratos con Walmart para la distribución, por lo que sólo era posible contratarlo por línea.

Al ser mudados a la red de Boost Mobile, los usuarios conservarán su número telefónico y su equipo, y no tendrán que cubrir ningún costo adicional, aclaró la empresa en su portal.

Sin Virgin Mobile, Sprint se quedará con Boost y Sprint Prepaid, los cuales pasarían a manos de Dish en caso de que el juez Marrero dictamine a favor de la fusión con T-Mobile. El convenio ya tiene la aprobación del Departamento de Justicia de Estados Unidos (DoJ, en inglés) y la Comisión Federal de Comunicaciones (FCC), los cuales colocaron como requisito ceder los activos de Sprint a Dish, así como acceso a la red de la entidad combinada y otras medidas.

Durante el juicio, el grupo de fiscales estatales, liderados por California y Nueva York, han argumentado en contra de que se concrete el acuerdo porque consideran que afectaría la competencia y a los consumidores. En tanto, al tribunal se han presentado los dos operadores y Dish para alegar a favor, al igual que la FCC y el DoJ llamaron “a dar el debido peso” a sus respectivas autorizaciones.

LEAVE A REPLY

Please enter your comment!
Please enter your name here