Streaming Wars: la única forma de sobrevivir es gastar más en contenido premium

Las principales plataformas de streaming planean gastar más de 100 mil millones de dólares en contenido nuevo para atraer espectadores en 2022.

586

Con miles de opciones para acceder a entretenimiento, los consumidores se han vuelto cada vez más exigentes y, por lo tanto, es más difícil atraer su atención.

Esta es la principal preocupación para los ocho principales grupos de medios de Estados Unidos, que planean gastar al menos 115 mil millones de dólares en nuevas películas y programas de televisión el próximo año, según informó Financial Times.

Estiman que Disney gastará entre un 35 y un 40 por ciento más en contenido exclusivo desde películas, programas de televisión y derechos deportivos para su plataforma en 2022, hasta 33 mil millones de dólares, según estimaciones de Morgan Stanley. 

Con tal de no perder frente a la competencia en la guerra de transmisión de video, ViacomCBS (propietario de Paramount Plus) y Apple también pretenden gastar miles de millones de dólares en contenido.

Netflix, que es el líder de la industria, también estima gastar más de 17 mil millones de dólares en contenido para el próximo año, un 25 por ciento más que en 2021 y un 57 por ciento más que en 2020.

¿El streaming es un negocio rentable?

Para la mayoría de las empresas de medios tradicionales la transición al streaming les ha costado más pérdidas que ganancias.

Según los analistas de Morgan Stanley, los costos en todos los ámbitos de la creación de contenido han aumentado, también hay más competencia de talento y los bloqueos por la pandemia de coronavirus retrasan las filmaciones afectando la programación de los servicios.

Además, la tecnología provoca más presión en las producciones que los obliga a realizar más en un menor tiempo con tal de alimentar sus plataformas, a la vez que satisfacen la gran demanda de espectadores hambrientos de entretenimiento en casa.

En vista de la necesidad de las empresas de medios de invertir mucho para producir nuevos programas y mantenerse al día frente a la competencia, la pregunta que se hacen los inversionistas en este momento es si la transmisión de video es un buen negocio o representa más pérdidas.