En enero del presente año, la Autoridad de Inspección de Datos de Suecia comenzó una investigación sobre la forma en que Google recopila y utiliza los datos de ubicación de los usuarios suecos con teléfonos Android.

Poco después de iniciar la investigación, Google declaró que su base operativa en Europea se encontraba en Irlanda, por lo que la autoridad sueca anunció que pasaría el caso a su contraparte irlandesa para supervisarlo.

El Reglamento General de Protección de Datos (GDPR) no especifica claramente cómo deben manejarse estas situaciones. Suecia planteó el caso al Consejo Europeo de Protección de Datos.

El Consejo concluyó que si una empresa se muda o establece su sede operativa en otro lugar durante una investigación en curso, el caso debe transferirse a la autoridad correspondiente.

1 COMMENT

LEAVE A REPLY

Please enter your comment!
Please enter your name here