Sugieren reducción de costos de contenidos para acabar con piratería en Brasil

Abott's cree que modificar el Marco Civil de Internet, monitorear el tráfico extranjero y crear conciencia entre la población también puede ayudar en la lucha contra la piratería.

159

Ler em português

Con los servicios OTT (over-the-top) ganando más espacio en el mercado, también han crecido desafíos como la piratería. La semana pasada, la Asociación Brasileña de OTT (Abott’s) emitió un manifiesto proponiendo acciones contra la piratería de contenidos. Algunas de las medidas son cambiar el Marco Civil de Internet, monitorear el tráfico IKS (intercambio de claves de Internet) de fuentes extranjeras y reducir el costo por unidad de contenido.

“La lucha contra la piratería no tiene una solución única y definitiva, […] sino un conjunto de frentes de trabajo y medidas que tenderán a mitigar en gran medida esta práctica, restringiendo y desalentando los distintos eslabones de la cadena, desde los fabricantes de equipos, desarrolladores de ‘tecnologías piratas’ e incluso los consumidores”, dice el documento.

Una de las soluciones sería cambiar el Marco Civil de Internet, “permitiendo a cualquier ISP (ya sea que trabaje o no con contenido audiovisual), al identificar una ilegalidad, presentar una denuncia y bloquear la señal en los equipos de borde (BGP), de modo que la señal pirateada no se transmita dentro de la red manejable del ISP “.

Abott’s también sugiere que las quejas se puedan enviar a una central que pertenece al comité brasileño contra la piratería, compuesto por la Autoridad Nacional de Protección de Datos (ANPD), los órganos de justicia, el Comité Gestor de Internet (CGI.br), el Centro de Información y Coordinación (NIC.br) y asociaciones. “Desde este comité es posible sacar proyectos de ley para combatir la piratería”, según el texto.

Otras sugerencias incluyen monitorear servidores de transmisión en el extranjero para sofocar el tráfico entrante; plazo para que los operadores de TV de paga presenten dictámenes técnicos que demuestren que no existe fuga de señal; y que el CGI.br ayude a combatir la difusión y publicidad de contenido ilegal en Facebook, Instagram y otras redes sociales.

La Asociación también apuesta por acciones regulatorias, legales y policiales para reprimir la actividad, con el fin de cerrar las “puertas” de entrada de equipos pirateados que ingresan a Brasil.

En el caso de transmisiones en las que la señal se envía vía satélite a todo el territorio nacional, “el receptor debe perder su ‘calificación’, o incluso ser incapaz de recibir señales de otro satélite con las llaves de seguridad comúnmente utilizadas en Brasil”.

Para los casos que utilizan streaming a través de Internet, “las IPs que originan el contenido pirateado deben estar bloqueadas […] o en los dispositivos que reciben esta señal (TV Box, Celulares, Tablets, PCs, etc.)”.

Abott’s también apoya el uso de Blockchain para proteger las obras audiovisuales: “una tecnología de grabación distribuida que garantiza la descentralización de la información relacionada con los procesos y transacciones como medida de trazabilidad, protección de la inviolabilidad y seguridad de los datos”.

Según la Asociación, las bases de registros generan un índice compartido y universal, “eliminando intermediarios en el registro y datos distribuidos, evitando fraudes y manipulación de la información reportada a agentes del sector”.

Finalmente, Abott’s defiende la conciencia de los usuarios, ya que muchos desconocen la ilegalidad de la práctica. Además, las personas pueden controlar y robar datos personales con equipos pirateados, “ya que todos los inicios de sesión, contraseñas, tarjetas, tráfico están en la misma red que el equipo pirateado”.

“Uno de los posibles frentes de trabajo sería reducir el costo unitario de programación (contenido), provocando que la ganancia de ingresos se produzca en volumen, incluyendo revertir la tendencia a la baja en el número de abonados de TV de paga en el modelo tradicional”, concluyó la Asociación.