Suiza ha decidido detener el despliegue de las redes móviles 5G por cuestiones relacionadas con la salud. A fines de enero, la Oficina Federal Suiza para el Medio Ambiente (Bafu) envió una carta a los gobiernos locales, explicando que no podía proporcionar un punto de referencia de 5G para medir los niveles seguros de exposición a la radiación hasta haber realizado más pruebas, lo cual “tomaría un tiempo”.

Como consecuencia, tendrán que usar las pautas existentes para licenciar nuevas redes 5G, indicaron los funcionarios que recibieron la carta al Financial Times. Esta nueva tecnología usa frecuencias mucho más altas que las redes 4G, por lo que la mayoría de las torres 5G no pueden obtener una licencia bajo las reglas actuales.

La ley en Suiza sobre los niveles de radiación tiene un conjunto de pautas de exposición 10 veces más estrictas que las establecidas por la Organización Mundial de la Salud (OMS) para cubrir el uso de la radio en zonas residenciales. El hecho de que las redes 5G expongan a las personas a radiaciones más intensas, aunque seguras y no ionizantes, ha acrecentado las preocupaciones de salud.

Relacionado: No existen riesgos para la salud por convivir con antenas 5G: Jack Rowley de GSMA

Toda esta situación ha desatado protestas como la del fin de año, donde miles de personas se manifestaron en la plaza de Berna contra la “radiación forzada” que tienen que soportar. El operador móvil Swisscom ha tomado medidas y cuenta con un subsitio dedicado a abordar las preocupaciones de salud 5G, donde se puede ver el éxito que ha tenido el “lobby anti-5G” en difundir su mensaje, e incluso este suceso es catalogado como electrosmog.

El operador incluye preguntas como: “su lobby sigue repitiendo el mismo mantra de que el electrosmog móvil no es peligroso. Así fue exactamente con el asbesto”, y posteriormente hace una aclaración: “esta no es una comparación precisa. Se demostró científicamente que el asbesto causa cáncer y también se conocían los mecanismos biológicos. En el caso de las emisiones de los mástiles y teléfonos móviles, no existe tal prueba”.

Aunado a esto, la Asociación Médica Suiza no le ha dado una declaración de salud limpia a 5G, señalando que aún no está claro qué impacto puede tener en el cuerpo e incluso sugiriendo que podría causar cáncer. El tema cuenta con referéndums sobre el uso de 5G, de los cuales dos ya han avanzado y necesitan 100 mil firmas para ingresar a la boleta oficial.

Es por ello que los funcionarios locales son conscientes de la necesidad de seguir las reglas, razón por la cual la carta de Bafu “examinará la exposición a través de antenas adaptativas en profundidad, si es posible en condiciones operativas del mundo real”, aunque todavía no cuenta con un tiempo definido para la respuesta.

1 COMMENT

  1. Estic preocupat que a Catalunya, s’ha tirat pel dret amb l’implantació, sence haver cap estudi d’impacte en las persones.

LEAVE A REPLY

Please enter your comment!
Please enter your name here