#DPLTechReview | Tapo C310: seguridad y vigilancia asequible para el hogar

369

Si estás en búsqueda de algún sistema de videovigilancia para el hogar sin tener que gastar una fortuna en equipo o instalación profesional, probablemente la nueva cámara C310 de TP Link sea la opción ideal. Aun cuando el precio la coloca en el segmento asequible, el equipo cuenta con ciertas características que ofrecen un buen valor y funcionalidad para mantener el hogar vigilado.

La cámara Tapo C310 de TP Link es una cámara de videovigilancia con conectividad Wi-Fi y alámbrica, una resolución máxima de 3 MP para video y funciones como detección de movimiento y visión nocturna.

El tamaño de la cámara se encuentra en un rango promedio, con una base que permite una fácil instalación. El empaque viene incluido con tres tornillos y sus taquetes para montarla sobre una pared. Sin embargo, según el espacio donde la coloquemos, la cámara podría llamar más la atención respecto a otras opciones si consideramos las dos antenas que resaltan del cuerpo de la cámara.

En la parte inferior encontramos el altavoz y una pequeña entrada para insertar una tarjeta micro SD (no incluida), así como un botón para reiniciar la configuración del dispositivo.

La cámara permite conectividad inalámbrica mediante Wi-Fi en la banda de 2.4 GHz, con lo que se asegura de una buena cobertura pese a estar relativamente lejos de nuestro módem o router. Según TP-Link, la velocidad máxima del enlace es de 150 Mbps mediante Wi-Fi 4.

La cámara cuenta también con una pequeña extensión para conectividad mediante un cable Ethernet (no incluido). Junto con esta extensión, se encuentra el cable de alimentación eléctrica. El empaque incluye el adaptador para corriente con un largo de 3 metros.

La configuración de la cámara fue bastante sencilla. Descargamos la aplicación Tapo (disponible para iOS y Android), encendemos la cámara, insertamos nuestra contraseña para la red Wi-Fi local, y está lista para comenzar a usarse.

El lente de la cámara permite grabaciones a una resolución máxima de 3 Mpx, aunque mediante la aplicación se puede ajustar a resoluciones más bajas como FullHD (1080p) o HD (720p), si preferimos favorecer el almacenamiento de datos o deseamos ajustar el consumo de ancho de banda de la cámara.

En el día, con luz natural tenemos una buena calidad de imagen y captura de colores, suficiente para cubrir las necesidades generales de una cámara de videovigilancia.

La verdadera fortaleza de este modelo en particular es la capacidad de visión nocturna, la cual nos ofrece una imagen bastante nítida y una notable captura de detalles, aún si no cuenta con alguna fuente de luz cercana. TP-Link señala que la visión nocturna cuenta con una distancia visual de hasta 30 metros. La imagen en visión nocturna cambia a una gama en blanco y negro, que no demerita su calidad.

La cámara tiene una ranura para tarjeta microSD con capacidad de hasta 128 GB. La grabación de la cámara se basa principalmente en la opción de almacenamiento mediante microSD, sin opción de respaldo o acceso a las grabaciones a través de algún servicio en la nube. Si bien esto podría dar tranquilidad a los usuarios más cautos respecto a su privacidad, también significa que el único respaldo de las grabaciones se encuentra físicamente al interior de la cámara.

Para realizar respaldos se deben descargar manualmente las grabaciones a nuestro dispositivo de acceso, ya sea un smartphone o una tableta.

Pese a no contar con respaldo en la nube, tenemos pleno acceso al contenido y opciones de la cámara de manera remota mediante Tapo, ya sea que estemos conectados en la misma red Wi-Fi o por una conexión de datos móviles cuando estamos fuera de casa. Esto incluye la reproducción en vivo, así como las grabaciones o fotos que estén almacenadas en la microSD.

La aplicación ofrece diferentes opciones de grabación, ya sea continua o sólo cuando se detecta movimiento. Se puede también programar para grabación automática a diferentes días y horas. Por ejemplo, grabar únicamente cuando se detecte movimiento las tardes del fin de semana.

La cámara nos da la opción de “grabación en bucle”, que sobrescribe las nuevas grabaciones sobre las viejas cuando se llega al límite de almacenamiento de la SD. Se puede desactivar esta opción, aunque la grabación se detendría al llenarse el espacio en la tarjeta. También se puede grabar o tomar capturas de manera manual cuando accedemos a la reproducción en vivo.

Entre otras opciones, se puede establecer el nivel de sensibilidad del sensor de movimiento y las notificaciones enviadas a nuestro dispositivo de acceso (smartphone o tablet) por detección de movimiento. Cabe señalar que en el nivel de mayor sensibilidad de la cámara, esta envía alertas a la menor detección de movimiento, como pueden ser un cable o una rama que se mece por la acción del aire, por ejemplo.

La aplicación también ofrece la opción de monitorear el movimiento en áreas específicas de la imagen, por ejemplo, una puerta o un auto, e ignorar lo que sucede alrededor.

Otra de las funcionalidades interesantes de la cámara es que cuenta con audio de dos vías, por lo que al mismo tiempo que captura sonido, podemos utilizar la bocina para reproducir voz. Por ejemplo, para comunicarnos con alguien que toca a la puerta, o para utilizarlo como monitor para bebé.

El altavoz instalado también funciona como alarma que puede activarse de manera manual o al detectar movimiento. En este punto hay que considerar lo descrito anteriormente sobre la sensibilidad de la detección de movimiento, ya que si no establecemos una configuración adecuada al espacio que vigilará la cámara, la alarma puede activarse a la menor provocación.

La sensibilidad del micrófono viene configurada en muy alto, por lo que durante la prueba realizada, podía captar fácilmente la voz de personas que pasaron relativamente cerca de la cámara. Sin embargo, ruidos muy fuertes como el de un vehículo pesado (camiones) daba como resultado un sonido bastante viciado. El micrófono es también lo suficientemente sensible para captar ruidos similares desde una avenida cercana (+200 metros). La sensibilidad se puede ajustar en la aplicación.

Por otro lado, la cámara cuenta con compatibilidad limitada para Google Home. Aunque la imagen no se puede reproducir directamente en esta aplicación, podemos solicitar al Asistente que reproduzca la imagen de la cámara en un Google Chromecast de la misma red. Esta opción es para una vista rápida, ya que la reproducción en Chromecast se mantiene sólo por un par de minutos y se corta automáticamente.

Otras opciones en la aplicación Tapo incluyen apagar el indicador LED en la cámara, indicar la ubicación, el nombre, la red a usar, invertir la imagen o compartir el acceso al dispositivo.

La cámara se puede adquirir en un rango de entre 999 a mil 499 pesos mexicanos (50 – 75 dólares estadounidenses). Al considerar sus fortalezas como una visión nocturna notable, audio de dos vías y acceso remoto, es una buena oferta de valor de parte de TP-Link si deseamos montar un sistema de videovigilancia en casa sin tener que vaciar la cartera.