Telecomunicaciones representan 3% del valor agregado bruto en España

245

De acuerdo con un estudio realizado por el Ministerio de Asuntos Económicos y Transformación Digital de España, el sector de telecomunicaciones tuvo una participación del 3.3 por ciento del Valor Agregado Bruto (VAB) de la economía española en 2018, lo que representa un total de 35.46 mil millones de euros, mientras que la industria audiovisual representa un 1.1 por ciento del VAB.

La importancia de las comunicaciones en las actividades diarias de la población, además de su mayor integración a procesos productivos avanzados en algunas industrias, han permitido elevar la contribución de las telecomunicaciones a la economía en general. 

El estudio también revela que en 2018, el 2.3 por ciento del empleo generado por la economía española dependía de forma directa o indirecta de los servicios de telecomunicaciones, con un total de 474 mil 891 puestos de trabajo. Respecto a la industria audiovisual, ese mismo año la cifra ascendía al 1 por ciento del empleo, unos 205 mil 118 empleos. 

“Todo ello pone de manifiesto la importancia que ambos sectores tienen tanto en el presente como de cara al futuro, especialmente por su efecto multiplicador de la actividad y del empleo”, señala el estudio.

La importancia del sector radica en su uso generalizado por otros sectores y ramas de la industria, para las cuales las comunicaciones son un factor esencial en la productividad.

Según el estudio, por cada 100 euros de producción generados por los servicios del sector de telecomunicaciones, se obtuvieron 121 euros adicionales en el resto de ramas de actividad de la economía, y por cada 100 puestos de trabajo creados, se generaron 532 empleos adicionales en otras actividades.

El estudio también revela el peso de los servicios de telecomunicaciones por rama de actividad. De acuerdo con los resultados obtenidos, un 13.9 por ciento del valor de la producción de la rama de “Servicios de correos y mensajería” depende de alguna forma de la actividad generada por los servicios de telecomunicaciones, siendo la que se beneficia en mayor medida de la actividad de este sector.

Le siguen segmentos como “otros servicios profesionales, científicos y técnicos; servicios veterinarios” con 9.72 por ciento de su producción que depende de las telecomunicaciones, “servicios de publicidad y de estudio de mercado” y “servicios de reparación e instalación de maquinaria y equipos”, con 5.63 por ciento, en ambos casos.

En términos de productividad, destaca que el sector de telecomunicaciones supera ampliamente la media nacional por empleado. La industria de las telecomunicaciones alcanzó 126 mil 694 euros por ocupado en 2018, contra 56 mil 385 del promedio nacional.

El estudio realizado por la Secretaría y la Cámara de Comercio de España también señala que ambos sectores se encuentran en periodo de expansión a corto o mediano plazo. De las compañías consultadas, 9 de cada 10 aseguran que prevén incrementar o mantener estable el empleo en un futuro cercano.

Sin embargo, también se advierte sobre un sentir general de “incertidumbre o imposibilidad de prever la evolución de la situación en el corto plazo” en el sector.

El 44.6 por ciento de las compañías anticipa un incremento de la facturación en telecomunicaciones a lo largo de 2021, aunque el 32.6 por ciento señaló que no espera cambios en el año. En el caso del sector audiovisual, se registra algo de menor optimismo, ya que un 40 por ciento de empresas espera aumentar su facturación en el presente año.

Reto de talento humano

El Ministerio también realizó una encuesta entre las compañías del sector de telecomunicaciones para conocer los principales retos que enfrentan para llevar a cabo su actividad. 

En los dos últimos años, el 69.5 por ciento de las compañías del sector de las telecomunicaciones que ha contratado profesionales manifiesta la dificultad que encontraron para incorporar todo tipo de perfiles, especialmente los relacionados con ingenieros (59%), gestores de sistemas (20%), profesionales de marketing (13.3%), entre otros.

El estudio señala que también resulta relevante el porcentaje de empresas que manifestó dificultades para encontrar técnicos intermedios relacionados con la Formación Profesional (44.3%).

El sector audiovisual atraviesa una situación similar, pero en menor medida. Un 38.4 por ciento de las empresas del sector que ha realizado contrataciones en los dos últimos años ha señalado dificultades para encontrar profesionales cualificados.

Entre los perfiles más demandados destacan los relacionados con la producción (32.6%), la programación (23.3%) o la creación/agregación de contenidos (22.1%).