Telefónica corrige valor de sus filiales hispanoamericanas; aún sin pistas sobre potencial comprador

1190

Telefónica anunció una corrección de valor a los activos que forman parte de su filial hispanoamericana por un total de 942 millones de euros, con lo que la filial en su conjunto tendría un valor contable de 3 mil 884 millones de euros, según información publicada por Cinco Días, con base en información entregada por la compañía al registro mercantil.

Ante dificultades de crecimiento, tanto en usuarios como en ingresos, o mayores retos para el pago del espectro o instalación de infraestructura, Telefónica se había mostrado abierta a la opción de venta de sus filiales en hispanoamérica. El desprendimiento de este negocio le permitiría enfocarse en el crecimiento de sus filiales más rentables (Europa y Brasil), mantener el desarrollo de su división de servicios digitales, y así obtener una mejor valoración de los inversionistas.

Para facilitar la administración y la posible venta de estas filiales, Telefónica reunió durante 2020 sus diversas operaciones de la región en Telefónica Hispanoamérica, con lo que algunas de ellas pasaron de reportar directamente a la matriz, a la nueva filial. Telefónica Hispanoamérica ahora está a cargo de Ecuador, Perú, Colombia, Chile, Venezuela, Uruguay y México. Telefónica Latinoamérica Holding estaría a cargo principalmente de las operaciones de Argentina y Brasil.

Según información publicada por el medio español, Telefónica calcula una valoración de la filial en 3 mil 884 millones de euros. Cabe señalar que este cálculo no representa un precio o valor de venta de la compañía y es sólo parte de la contabilidad.

Hasta el momento, la venta de la división o de algunas de sus subsidiarias no ha superado la etapa de los rumores, sin que haya existido una oferta concreta o pública por estas operaciones. Asimismo, Telefónica ha evitado dar una aproximación de un precio de venta, y sólo se ha especulado entre medios y analistas de cuánto sería el monto a pedir.

A principios de 2020, medios españoles apuntaban a que su precio rondaría de entre 12 mil millones a 13.5 mil millones de dólares, aunque surgieron fuertes rumores de que un grupo de inversionistas latinoamericanos estaban dispuestos a ofertar hasta 10 mil millones de dólares por el 51 por ciento de la filial, lo que habría disparado su valor hasta cerca de los 20 mil millones de dólares.

Hasta el momento, Telefónica se ha limitado a afirmar que mantiene las opciones abiertas, sin mostrar una preferencia clara por la venta de una participación accionaria o su totalidad, la venta por filial local o incluso su cotización en la bolsa de valores. Cada opción enfrentaría sus propios retos que podrían retrasar o detener indefinidamente alguna operación, por lo que la compañía ha sido muy cuidadosa respecto al siguiente paso a tomar.

México arrastra operación regional

Del informe, destaca que tan sólo la filial mexicana registró una corrección de su valor contable por 809 millones de euros en 2020. El deterioro del valor de las inversiones no implica una pérdida irrecuperable. Sin embargo, se deben tomar en cuenta los factores macroeconómicos y de mercado que deberá enfrentar la compañía para revertir el ajuste.

México ha significado un reto mayúsculo para la compañía, donde se encuentra bajo una presión competitiva intensa, una regulación concentrada en la baja de precios y pocos incentivos para el fomento a la inversión en infraestructura.

La filial mexicana está en proceso de devolución de sus posiciones espectrales en el país, al afirmar que el precio impuesto por el gobierno encarece la operación. Con este movimiento esperaba un ahorro de hasta 5 mil millones de pesos mexicanos hacia 2023, con lo que podría mejorar su balance en el país.

Con la devolución del espectro, la filial mexicana esperaba un ahorro de hasta 5 mil millones de pesos anuales hacia 2023. Sin embargo, aún no está claro si Telefónica podría llevar a buen puerto dicho plan.

Recientemente, se dio a conocer que a principios de julio de 2021, Telefónica México perdió un juicio contra un operador rural al que daba servicios mayoristas. Este operador presentó su inconformidad ante tribunales para evitar que Telefónica devolviera el espectro radioeléctrico, ya que sus servicios dependen de dicho recurso.

De acuerdo al informe del primer trimestre de la compañía, Telefónica México reveló que ya había devuelto espectro en las bandas de 800 MHz y de 1,900 MHz en tres regiones del país, a la vez que había migrado hasta un 35 por ciento del tráfico a la red de AT&T.

Se asume, por tanto, que la compañía ahora deberá continuar pagando parte del espectro que no tuvo la autorización de devolver, al tiempo que deberá pagar sus obligaciones con AT&T.

Cinco Días también había revelado un deterioro del valor de las inversiones en las subsidiarias de Brasil y Argentina por 2 mil 194 millones de euros durante 2020. La corrección de estas filiales se realizó principalmente a causa de la depreciación de las monedas latinoamericanas frente al euro, a causa del impacto de la pandemia por Covid-19 sobre el desempeño de estas economías.