Cinco Días – G.E. / V.G.

Telefónica es consciente de lo importante que es aprovechar las buenas condiciones financieras para captar recursos y está decidida a no dejar pasar la ocasión. Concluido el periodo de black out -las semanas previas y posteriores a las presentaciones de resultados trimestrales en el que las compañías no pueden acudir al mercado de deuda- la operadora, a través de su filial Telefónica Emisiones, ha dado mandato a Unicredit, Sabadell, BNP Paribas, Mediobanca, Natixis, SMBC y UBS para efectuar dos operaciones. La primera de ellas es la emisión de bonos híbridos para refinanciar la recompra de títulos a cinco y seis años comunicada hoy a la CNMV y la segunda por valor de 1.000 millones en deuda sénior a 10 años.

En bonos híbridos la compañía ha colocado 1.300 millones con una rentabilidad del 4,375%. La demanda ha alcanzo los 3.000 millones de euros. Con esta operación, la operadora busca refinanciar la recompra de bonos híbridos comunicada a la CNMV a primera hora de la mañana. De acuerdo a la información proporcionada, la oferta, vigente desde hoy hasta el 12 de marzo a las 17.00 horas, está dirigida a los tenedores de una emisión a cinco años por 850 millones y de otra a seis años por valor de 750 millones. El precio que se abonará por cada 100.000 euros de importe nominal de los bonos a cinco años será de 103.038 euros, mientras que en la emisión a seis años el precio ha quedado fijado en 104.923 euros por cada 100.000 euros.

Telefónica explica que el objetivo que persigue con esta ofertas es el de gestionar de forma proactiva la base de capital híbrido del emisor, que busca mantener en los 7.000 millones. Asimismo, las ofertas ofrecen a los bonistas la oportunidad de sustituir sus bonos por los bonos nuevos con anterioridad a la llegada de las primeras fechas de amortización. El emisor tiene la intención de realizar una nueva emisión de obligaciones perpetuas subordinadas, con la garantía subordinada del garante, amortizable a partir del sexto aniversario de la fecha de emisión (los “bonos nuevos”).

En paralelo y por primera vez una empresa española ha aprovechado para vender bonos sénior a 10 años. Para esta operación, la compañía ha captado 1.000 millones a un precio de 110 puntos básicos sobre midswap (tipo de interés de referencia en el mercado interbancario libre de riesgo), 25 menos que la horquilla con la que se lanzó la emisión. En este caso la demanda ha superado los 3.500 millones de euros. 

Fuentes próximas a la operación califican de espectacular el éxito logrado por la compañía. Además de la demanda, la emisión ha despertado el apetito de inversores de alta de calidad. En la operación han participado las principales gestoras internacionales y de acuerdo a lo recabado, el precio supone una prima de emisión nula.

La emisión de este martes se produce una semana después de que Telefónica vendiera 1.250 millones dólares (1.098 millones de euros) en bonos a 30 años en el mercado estadounidense al 5,5%.

LEAVE A REPLY

Please enter your comment!
Please enter your name here