El Español – Fernando Cano

Telefónica España ha concluido la renovación de su representación sindical. Este jueves completó la última etapa de las elecciones con las votaciones en Zaragoza y Madrid, las que se sumaron a los comicios del pasado 15 de mayo en el resto de España. De esta manera, los resultados de Madrid -donde se elegían el mayor número de representantes- fueron claves para decidir el equilibrio de fuerza sindicales en una de las empresas con las mayores plantillas de España.

Según fuentes de estos sindicatos consultadas por EL ESPAÑOL, el ganador fue UGT con el 38% de las preferencias (164 delegados), seguido de CCOO con el 35% y 154 elegidos. Les siguió CGT con 39 delegados, AST con 25, STC con 21 y Sumados con 10. De esta manera, el comité intercentros de Telefónica tendrá cinco representantes de UGT, cinco de CCOO y CGT, STC y AST se quedan con uno cada uno.

La composición de este comité es clave ya que -según diversas fuentes sindicales- la intención de la empresa es comenzar cuanto antes la negociación del nuevo convenio colectivo. Estas mismas fuentes indican que con toda probabilidad antes de que comience el verano, lo que significa que la primera propuesta de la empresa estaría sobre la mesa a mediados de otoño, en el comienzo del próximo curso.

En la anterior negociación del convenio colectivo en 2015 se incluyó un Plan de Suspensión Individual de Empleo (PSI) que buscaba reducir plantilla de la manera menos traumática posible. A finales de 2016 el convenio se amplió un año más, hasta diciembre de 2018, o que además incluyó una prórroga de un año para el PSI. De hecho, en este nuevo convenio una de las principales incógnitas es precisamente saber si se realizará un nuevo plan con estas características.

Condiciones del anterior convenio colectivo

Del mismo modo, en el anterior convenio colectivo se contempló un aumento salarial de las tres filiales de un 1,5% para 2018. Para 2017, la subida también fue del 1,5%. La prórroga del convenio amplió a 2018 las garantías sobre no movilidad forzosa interprovincial y no adscripción forzosa en caso de segregación de actividad. Lógicamente, objetivo de los sindicatos es lograr mejores condiciones que las conseguidas hace cuatro años.

Respecto del plan de bajas incentivadas aprobado en 2016, se planteó para los menores de 53 años y con quince años de antigüedad en la empresa. Los empleados que optaron por dejar la empresa –a la que pueden volver si lo solicitan- reciben un 68% del salario bruto hasta su jubilación, manteniendo algunos de los beneficios sociales, la antigüedad y recibiendo el pago de la Seguridad Social por parte de la empresa.

Como publicó este periódico, poco más de 6.500 personas abandonaron Telefónica en el marco del PSI, lo que supuso una adscripción del 85% respecto de los casi 7.700 empleados que se encontraban en condiciones de adscribirse a este plan de bajas voluntarias.

Después del plan, sindicatos de la operadora estiman que la plantilla de Telefónica de España SAU, donde se agrupa el grueso de los trabajadores de la compañía, llegó a 16.070 trabajadores al cierre de diciembre. A ellos habría que sumar otros 4.000 trabajadores de Telefónica Móviles y mil de Telefónica Soluciones.

LEAVE A REPLY

Please enter your comment!
Please enter your name here