Telefónica Brasil formalizó su intención de crear un vehículo para la construcción y oferta de una red de fibra óptica neutral e independiente para el mercado mayorista, centrada en ciudades medianas, la cual se prevé que esté en funcionamiento en 2021.

La empresa española trataría de replicar en Brasil el modelo de Telxius, la filial de torres y antenas de telefonía móvil de mayoría de capital de Telefónica, pero en el que también participan el fondo KKR y Pontegadea.

Bajo su marca Vivo, integraría 1.1 millones de líneas de unidades inmobiliarias, de los más de 14 millones que tiene desplegadas actualmente en el país. Sus previsiones son que esta nueva filial de fibra alcance los 4.2 millones de hogares pasados en 2022 y supere los 5 millones en el año 2024.

Recomendado: Sigue la batalla: Claro, TIM y Vivo elevan oferta por negocio móvil de Oi

“Este vehículo, que también puede contar con la participación de socios e inversores en su capital social, tendrá como objetivo acelerar la expansión de la red a nuevas ubicaciones, a través de un modelo de menor inversión para Telefónica Brasil, y que captura valor por penetración de terceros”, dijo la compañía en un comunicado a la Agencia Nacional de Telecomunicaciones (Anatel).

Tendencia de redes neutrales

Según Vivo, la creación de un vehículo para redes neutrales acompañaría una estrategia global del sector de telecomunicaciones. La posibilidad ya había sido mencionada por la empresa matriz en febrero. Telefónica también señala que la eventual realización de la transacción está sujeta a las aprobaciones corporativas y regulatorias relevantes.

Su competidor de banda ancha en Brasil, Oi, también reveló planes para llevar a cabo una división estructural de sus activos que incluye la creación de una unidad de red de fibra neutra, llamada InfraCo, en la que la compañía tiene la intención de vender una participación.

LEAVE A REPLY

Please enter your comment!
Please enter your name here