Telefónica ya puede cambiar multas por inversiones en Brasil

El operador deberá realizar inversiones en el país, principalmente en las regiones Norte y Noreste, por el monto de 434.1 millones de reales en hasta 4 años.

294

Ler em português

Vivo, filial de Telefónica en Brasil, y la Agencia Nacional de Telecomunicaciones (Anatel) ya pueden suscribir un Término de Ajuste de Conducta (TAC) de cuatro años por el monto de 434.1 millones de reales (76.1 millones de dólares). La Junta Directiva de la Agencia aprobó el acuerdo el pasado 16 de diciembre.

Con el documento, el operador deberá cumplir con una serie de inversiones en hasta cuatro años, y la Anatel archivará procesos que multen a la empresa. Antes de la firma, el contrato será evaluado por la Fiscalía Federal Especializada (PFE-Anatel).

Los principales objetivos del TAC son mejorar la calidad del servicio y garantizar los derechos de los usuarios. Para ello, Vivo deberá incrementar la satisfacción de sus clientes, la cual será medida por el Índice de Calidad Percibida (IQP). Según la Anatel, todos los servicios del operador deben alcanzar un nivel satisfactorio o muy satisfactorio y, al final del TAC, la empresa debe mejorar o mantener el nivel de IQP en el 80 por ciento de los estados brasileños.

El prestador del servicio también se compromete a reembolsar los cargos indebidos y, en el caso de usuarios fuera de su base de suscriptores, a brindar un tratamiento adecuado, incluido el depósito de los importes restantes al Fondo de Derechos Difusos (FDD).

Aún quedan una serie de metas por cumplir, como aumentar en un 20.5 por ciento el volumen medio mensual de atención a través de canales digitales; atender a 284 municipios, con la instalación de 337 nuevas estaciones de radio base; colocar elementos centrales de la red en las capitales de Bahía, Pará, Ceará, Tocantins, Piauí, Acre y Amapá, por ejemplo.

Otros compromisos adicionales incluyen la construcción de infraestructura troncal de fibra óptica en 31 municipios, con la construcción de tres rutas en los estados de Piauí, Pernambuco, Bahía y Alagoas.

En 2018, la Anatel presentó un TAC a Vivo porque el Tribunal de Cuentas de la Unión (TCU) entendió que el acuerdo prestó poca atención a las ubicaciones que más necesitaban inversión en infraestructura. En esta ocasión, una gran parte de los recursos se destinaron a las regiones Norte y Noreste, según el consejero Emmanoel Campelo, atendiendo las críticas del TCU.

La Anatel ya firmó TACs con TIM y Algar Telecom. En julio, la Agencia dio a conocer los primeros resultados del término con TIM, que superó el objetivo de cobertura 4G en ciudades pequeñas y devolvió, en un año, 500 mil reales a los usuarios relacionados con cobros indebidos.