Televisa: dominio y tarifas caras en TV de paga

0
142

Proceso Jorge Bravo

¿Sabía usted que desde que se aprobó la reforma constitucional en materia de telecomunicaciones el único servicio que no sólo no ha bajado de precio, sino que además se ha incrementado, es el de televisión de paga?

Desde junio de 2013 usted ya no paga larga distancia nacional y los cargos por llamadas internacionales se han reducido 40%, si es que todavía hace llamadas al exterior en lugar de usar aplicaciones gratuitas. Hoy usted paga 43.9% menos en términos reales por sus servicios móviles. El precio del Gigabyte promedio de los planes móviles cayó más de 70% en dos años (2015 a 2017). La renta mensual promedio de los planes de Internet fijo se ha sostenido incluso desde antes de la reforma.

En cambio, los precios de la televisión de paga han ido escalando año tras año y hoy usted paga 20% más que hace siete años, a pesar de que la reforma prometió más competencia y tarifas más bajas en todos los servicios de telecomunicaciones.

La razón es conocida: Televisa concentra 64.74% del total de accesos al servicio de TV restringida. De 20.2 millones de suscripciones de TV de paga, Televisa acapara 13.1 millones de accesos tanto en cable como satelitales.

En 2014, los legisladores que avalaron la Ley Federal de Telecomunicaciones y Radiodifusión favorecieron a ese consorcio. Incorporaron el artículo noveno transitorio que dice que, tanto exista un agente económico preponderante (Telmex-Telcel), no requerirán de autorización del Instituto Federal de Telecomunicaciones (IFT) las concentraciones, fusiones y adquisiciones entre empresas.

En todo el mundo las compras o adquisiciones de empresas en los sectores de radiodifusión o telecomunicaciones son investigadas, aprobadas o rechazadas por el regulador, menos en México.

Gracias a la cláusula novena transitoria de la legislación secundaria, Televisa ha comprado Cablecom (pagó 8 mil 550 millones de pesos en 2014), Telecable (10 mil 200 mdp en 2015, incluida deuda) y Televisión Internacional (TVI) (6 mil 750 mdp en 2016). La adquisición más reciente fue parte del negocio residencial de fibra óptica de Axtel por 4 mil 713 mdp en 2018. Televisa ha desembolsado 30 mil 213 mdp en cuatro años para afianzar su dominio en la TV de paga, sin que el regulador haya querido generar condiciones de competencia en ese mercado.

La concentración en el servicio de TV de paga también es la única que ha crecido desde que se aprobó la reforma. Según el Índice Herfindahl-Hirschman, de junio de 2013 a diciembre de 2019 la concentración en telefonía móvil ha bajado 13%, en Internet móvil 22.9%, en Internet fijo 38.6% y en telefonía fija 32.7%. Pero en TV de paga ha crecido 17.5%.

Un estudio de la Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económicos (OCDE) sobre telecomunicaciones y radiodifusión en México (2007) critica el artículo noveno transitorio que ha hecho que la TV de paga sea una industria más concentrada y con precios al usuario más caros.

La OCDE alerta que “el artículo despoja al IFT de sus facultades de evaluación ex ante de las concentraciones (…). Dado que el nivel de concentración en el mercado de la TV restringida realmente se ha incrementado y que la legislación en materia de competencia ya establece un proceso de evaluación de las concentraciones, el artículo noveno transitorio es una medida innecesaria e incluso anticompetitiva”.

Tras la compra de los activos de fibra y los clientes de Axtel, el IFT inició una investigación de competencia económica. Apenas el 18 de noviembre, el IFT declaró que Televisa tiene poder sustancial en el mercado de TV de paga. El regulador explicó que Televisa “es el líder en cada uno de los 35 mercados relevantes y su posicionamiento no ha sido contrarrestado por sus competidores; además, se reforzó como consecuencia de la concentración”.

El IFT explica en su resolución que Televisa “no enfrenta restricciones competitivas que limiten efectivamente su capacidad de fijar precios”, “existen barreras que restringen la entrada y el posicionamiento de nuevos competidores” y que “los competidores actuales y potenciales tienen capacidad limitada para ejercer presiones competitivas significativas sobre Televisa”.

¿Qué sigue? El IFT iniciará un nuevo procedimiento para determinar medidas asimétricas que “permitan” la competencia en el mercado de TV de paga. ¿Qué medida puede imponer el IFT si Televisa puede comprar cualquier empresa sin necesidad de autorización, no enfrenta restricciones, sus competidores están limitados, tiene ventajas para acceder a contenidos audiovisuales y es más costoso para los usuarios cambiar de operador (si lo hubiera en la localidad) por los plazos forzosos y las penalizaciones por terminación anticipada?

No existe medida asimétrica regulatoria realmente eficaz que limite el dominio de Televisa en TV de paga.

Los manuales de economía dicen que el alza en los precios se debe a una falla del mercado, a la concentración y a la imposición de barreras de entrada por parte de Televisa, pero en el caso de México no es así. En el mercado de TV de paga la falla no es de mercado sino regulatoria. El IFT no ha querido abrir el mercado de TV de paga a la única red nacional competidora que podría enfrentarse a ese dominio: la de Telmex.

La concentración y las tarifas de TV de paga podrían reducirse, y abatirse automáticamente las barreras de entrada, si se le permitiera a Telmex empaquetar el servicio de TV de paga. En lugar de buscar e imponer mediditas asimétricas de dudosa y tardada efectividad, podría abrir el mercado a nuevos competidores. La competencia y los beneficios para los consumidores serían inmediatos.

Desde 1990, Telmex tiene prohibido ofrecer el servicio de TV de paga. Sí, 30 años sin que pueda ofrecer la convergencia de servicios de voz, datos y video en beneficio de los consumidores. Desde 2010, Telefónica de España tiene un título de concesión para ofrecer TV satelital, pero no la ha explotado porque tampoco tiene servicios fijos. AT&T-DirecTV están aliados al 41.3% con Televisa en Sky, y no se vislumbra una operación de compra-venta ni una resolución de separación estructural.

En TV de paga, el IFT ha fallado en generar competencia, reducir la concentración y lograr que bajen las tarifas. ¿“Intentará” generar competencia en 35 municipios con dudosas medidas asimétricas o en todo el país? ¿Eludirá su responsabilidad de generar competencia o lo hará de inmediato? ¿Le va a dar vueltas al asunto con burocracia regulatoria o abrirá el mercado? ¿Los usuarios tendrán derecho a la convergencia, a elegir ofertas y proveedores o seguirán con el mismo operador dominante que ha comprado cuatro empresas competidoras? 

LEAVE A REPLY

Please enter your comment!
Please enter your name here