Televisa-Univision y el streaming en español

173

Proceso Jorge Bravo

Televisa finalmente comprendió que el presente y futuro del entretenimiento están en Internet y en las plataformas de streaming, pero el auténtico cambio transformacional radica en la cultura de producción, los formatos y las temáticas de los contenidos, lo cual todavía no se vislumbra en la principal productora de contenidos de habla hispana.

El consorcio de medios anunció una nueva empresa combinada llamada “Televisa-Univision”. Las televisoras mexicana y estadounidense de contenidos en español fusionarán sus activos de medios, contenidos y producción para crear una plataforma de streaming audiovisual internacional y diferenciada.

Su mercado será una audiencia potencial de 650 millones de latinoamericanos, incluidos los 126 millones de mexicanos y los 60 millones de hispanos en Estados Unidos. El estudio de mercado de Televisa-Univision es acertado: “el mercado de habla hispana está significativamente desatendido desde una perspectiva de streaming en relación con otros mercados importantes”, como el de habla inglesa.

El comunicado conjunto explica que “el negocio resultante contará con la biblioteca de contenido de formato largo más grande del mundo, un sólido portafolio de propiedad intelectual y derechos deportivos globales, impulsado por la más prolífica infraestructura de producción en español”.

Televisa presume que en 2020 produjo más de 86 mil horas de contenido en todos los géneros (inferior a las 94 mil horas producidas en 2014). Pero el mercado de streaming exige más que cantidad; demanda calidad premium de esos contenidos como un verdadero diferenciador.

Actualmente, el contenido dejó de ser escaso como en la era dorada de la televisión pre-Internet; ahora es abundante con ofertas relevantes y premium de alta calidad, formatos, temáticas e incluso valores morales e ideológicos novedosos (distintos de los tradicionales de la televisión), por las cuales el usuario está dispuesto a pagar una suscripción para ver audiovisuales sobre demanda.

Además de reunir la videoteca en una sola plataforma digital, ¿por qué el usuario consumiría el mismo contenido que a Televisa no le ha permitido conservar sus niveles de audiencia, tampoco revertir la pérdida de rating ni lograr que despegue su OTT Blim TV en México?

Si Televisa-Univision sólo va a ser una plataforma que almacene el catálogo o la librería de ambas televisoras e incluso transmita en directo algunos deportes, será una opción adicional en el competido mercado del streaming en video, pero no ofrecerá algo distinto y de valor en términos de estrategia de nuevo contenido.

Lo interesante sería que Televisa-Univision se convierta en una plataforma de datos que analice las preferencias, los gustos y los hábitos de consumo audiovisual de los consumidores hispano-latinoamericanos, como ocurre con este tipo de soluciones tecnológicas.

La mayor parte del contenido se producirá en México, donde Televisa tiene los estudios y la infraestructura para realizarlos. Pero un contenido audiovisual “mexicano” Made in Televisa no es suficiente para conquistar una audiencia de habla hispana global habituada a los audiovisuales originales de plataformas como Netflix.

Una aplicación de streaming sin fronteras como la que pretende conformar Televisa-Univision, requiere que además del contenido histórico de catálogo que han producido ambas empresas, produzca películas, series y unitarios documentales y de ficción con características globales como Netflix y Apple TV+ (que independientemente del tema, éste pueda ser consumido en cualquier país de América Latina o el mundo) o relevante internacional como Disney+, WarnerMedia o Paramount+.

La plataforma OTT (Over the Top) de Televisa-Univision iniciará operaciones en 2022 y estará precedida por una agresiva campaña de lanzamiento, como ha ocurrido con Amazon Prime Video y Disney+. En ambos casos, el lanzamiento estuvo acompañado de contenidos originales que generan interés y enganchan al usuario. Seguramente, requerirá de alianzas estratégicas con los operadores de telecomunicaciones, sin los cuales no se lograría una penetración rápida de la plataforma y una facturación inmediata del servicio.

Televisa será propietaria de 45% de la nueva empresa combinada. Univision contribuirá con 4.8 mil millones de dólares. ForgeLight y Searchlight son los fondos de inversión y accionistas que en diciembre de 2020 adquirieron el control mayoritario de Univision, 64% de participación; el 36% restante le pertenece a Televisa. El fondo japonés SoftBank Latin American Fund invertirá mil millones de dólares en Televisa-Univision, mientras que Google y The Raine Group contribuirán con 2.1 mil millones de dólares en compromisos de deuda coordinados por el banco J.P. Morgan.

En realidad, hábilmente Televisa logró una inyección de capital por 7.9 mil millones de dólares con la garantía de aportar y producir el contenido para la futura plataforma de streaming de video.

¿Para qué utilizará ese capital? Para desarrollar la plataforma tecnológica, el algoritmo y almacenar el contenido en la nube, siendo Google el socio tecnológico clave, por ser uno de los inversionistas. Para las agresivas campañas de lanzamiento de la plataforma a nivel global (latinoamericano), lo cual incluye operaciones y oficinas en los principales mercados, contratos con agencias de medios y de relaciones públicas. Para financiar las alianzas con los operadores de telecomunicaciones locales y regionales en términos de promoción, integración de la plataforma y facturación. Idealmente, para producir contenidos originales atractivos que enganchen al consumidor y lo convenzan de abonarse.

Televisa-Univision espera ventas por 4 mil millones de dólares. Parece muy ambicioso: sería una sexta parte de los 24.9 mil mdd que obtuvo Netflix de ingresos globales en 2020. Esta última anunció inversiones por 300 millones de dólares (6 mil millones de pesos) en México durante 2021 para realizar 50 producciones originales, abrir una oficina para América Latina en el país y emplear a más de 100 personas. En 2020 la inversión fue de 200 millones de pesos. En 2019, Telefónica y Atresmedia también crearon una empresa conjunta para crear y distribuir series originales y películas en español en el mundo; la serie “La casa de papel” fue un éxito pero no el único.

Televisa-Univision llega tardíamente pero en un nicho de mercado de habla hispana todavía desatendido. Peleará por colocarse como tercera o idealmente como segunda plataforma de streaming preferida por los consumidores hispano-latinoamericanos, por detrás del líder indiscutible Netflix y de los poderosos OTTs Prime Video, Disney+ y Clarovideo.

Televisa atrajo a sólidos inversionistas para re-vender su contenido en una nueva aplicación de video en línea. La alianza se suma a la estrategia de la televisora de promover iniciativas de ley en México que obliguen a las plataformas de streaming a incorporar entre 15 y 30% de contenido nacional, o sea, principalmente de esa televisora.

Twitter: @beltmondi