Temen que Elon Musk se apodere del espacio

SpaceX lanza más de 100 satélites cada mes. Actualmente, su constelación Starlink ya cuenta con cerca de dos mil satélites en órbita y planea lanzar más, un rápido avance que preocupa al jefe de la Agencia Espacial Europea.

349


El nuevo Director de la Agencia Espacial Europea (ESA, por sus siglas en inglés), Josef Aschbacher, hizo un llamado a los reguladores del continente para que dejen de “facilitar la ambición de Elon Musk de dominar la nueva economía espacial”.

Advirtió que la rápida expansión del servicio de Internet satelital Starlink de Musk podría colocar atrás a otras empresas de la región, dejándolos sin oportunidad para competir en igualdad de oportunidades.

“El espacio será mucho más restrictivo, en términos de frecuencias y ranuras orbitales”, dijo Aschbacher en una entrevista con el Financial Times. Franz Fayot, ministro de Economía de Luxemburgo, compartió las preocupaciones del director de la ESA y dijo que son necesarias nuevas reglas comunes para garantizar el “uso seguro del espacio”.

También lee: Starlink ya puede dar su servicio satelital en todo Chile

Starlink está acaparando los mejores planos orbitales

La compañía privada de cohetes del multimillonario y excéntrico Elon Musk ha estado bastante ocupada este año, no sólo enviando a astronautas a la Estación Espacial Internacional, sino que también está avanzando rápidamente en desplegar Starlink, su servicio de Internet satelital.

Starlink, OneWeb y el Proyecto Kuiper (de Amazon) son la nueva generación de compañías espaciales que lideran la carrera por conectar a regiones de difícil acceso, proporcionándoles banda ancha a través de constelaciones de satélites colocados en la órbita terrestre baja.

Entérate: Amazon busca reforzar su constelación de satélites para hacer frente a SpaceX

Sin embargo, Starlink, operada por SpaceX, ha sido la empresa que más ha obtenido la aprobación de los reguladores en todo el mundo para lanzar flotas de satélites en sus cohetes reciclados.

Por un lado, los legisladores estadounidenses ya le permitieron lanzar más de 30 mil satélites, mientras que Alemania presentó una solicitud a la Unión Internacional de Telecomunicaciones (UIT) para otorgar espectro a Starlink por otros 40 mil satélites.

Musk ya ha sido criticado anteriormente por la Sociedad Astronómica Estadounidense, debido a que su rápida expansión de naves que orbitan en el espacio están afectando la apariencia del cielo nocturno para los observadores de estrellas en todo el mundo.

También existe el riesgo creciente de generar colisiones entre estas naves por un aumento en la basura espacial, que ya se considera un peligro importante.

Pero en términos de competencia, preocupa el hecho de que la prisa de Musk ya está creando una soberanía en un espacio completamente desregulado, abarrotando las órbitas con sus satélites y dictando sus propias reglas.

Ralph Dinsley, fundador de la británica Northern Space and Security (NORSS), que rastrea objetos en el espacio, advierte que a la velocidad que se está moviendo SpaceX al fabricar y lanzar sus propios satélites, le permite ocupar antes que nadie los planos orbitales más deseables, dejando sin oportunidades a sus rivales.