El Universal Alberto Barranco

La razón es simple: tres años después de colocársele la etiqueta, la firma estelar del magnate Carlos Slim Helú mantiene 70% del pastel.

En el escenario, pese al despido de dos directores generales de AT&T, la firma estadounidense está registrando pérdidas anuales por mil millones de dólares.

Como usted sabe, la empresa entró a la pelea vía la adquisición de las firmas Iusacell, Unefon y Nextel, saltando las cabezas de Thaddeus Arroyo, y Kelly King, para llegar Laurent Therivel, en cuyo marco se invirtieron 3 mil millones de dólares entre 2017 y 2018, con la novedad de que las apuestas se han frenado este año.

La adquisición de las empresas requirió un desembolso de 4 mil 338 millones de dólares.

A su vez, a Telefónica México, que opera la marca Movistar, su matriz española le levantó la canasta de apoyos.

Aunque la firma es dominante en el país ibérico y en Chile, su participación de mercado oscila entre 33% y 35%.

Cuando se le declaró dominante en su propio país, el regulador le fijó como meta llegar a ese nivel, para lo cual se fueron endureciendo las reglas para reducir su participación de mercado.

Entre las medidas sugeridas por los participantes en la consulta del IFT está la replicabilidad, es decir el que la autoridad revise las ofertas planteadas por la dominante, prohibiendo aquellas que no puedan ser replicadas por la competencia.

Más allá, se habla de cancelar la práctica conocida como off net o efecto club, es decir ofrecer un trato preferencial a los usuarios de su propia red para interconectarse, en discriminación a las llamadas que llegan por otra.

En el marco la autoridad ha aplicado una política errática, saltando de obligar a Telmex y Telcel a interconexión gratuita a sus redes, pagando a su vez 30 centavos por minuto cuando su clientela se conecta a las de la competencia, a colocar una tarifa de 3 centavos en el primer caso y 11 centavos en el segundo.

Y aunque se abrió la exigencia de que América Móvil comparte su infraestructura con la competencia vía arrendamiento, al final del día la medida se laxó para quedar vigente sólo cinco años.

El pliego petitorio plantea la modificación de las medidas asimétricas que no hayan demostrado su efectividad de cara a reducir la participación de mercado de las filiales de la firma.

El alegato de América Móvil durante años ha apuntado a cuantiosas inversiones para interconectar al país, en tanto las firmas que llegan a competirle se concentran en las grandes ciudades.
Habrá que esperar la respuesta del IFT.

LEAVE A REPLY

Please enter your comment!
Please enter your name here