Durante la pandemia, muchas empresas han contribuido con apoyo económico, científico o sus tecnologías para ayudar a mitigar lo antes posible el contagio. Sin embargo, las buenas acciones deben empezar desde casa.

Amazon fue demandado por un grupo de empleados de un almacén en Estados Unidos, alegando que sus condiciones de trabajo no sólo los ponen en riesgo de contraer coronavirus, sino que, además, sus familiares también están expuestos.

Una de las tres empleadas que presentó la demanda en Nueva York, Barbara Chandler, afirmó que contrajo el virus en marzo en el centro de distribución de Staten Island. Ella sobrevivió; sin embargo, la prima con quien vivía murió después de experimentar síntomas de Covid-19.

Chandler señaló que fueron alentados a continuar asistiendo a trabajar y que se les pidió lavarse las manos con regularidad, así como desinfectar sus áreas de trabajo; los demandantes también asentaron que Amazon violó las leyes de molestia pública y seguridad de los empleados al proporcionar información errónea y establecer cuotas por hora, y políticas “opresivas y peligrosas”.

La demanda se presentó conjuntamente con grupos de defensa que incluyen Towards Justice, Public Justice y Make the Road New York, solicitando una orden judicial que pida a Amazon adherirse a la guía de salud pública, informó Bloomberg.

Por su parte, Lisa Levandowski, portavoz de Amazon, se pronunció al respecto y señaló que la queja estaba en revisión. Asimismo, detalló: “Desde principios de marzo hasta el 1 de mayo, ofrecimos a nuestros empleados tiempo ilimitado fuera del trabajo, y desde el 1 de mayo hemos ofrecido licencias para las personas más vulnerables o que necesitan cuidar a niños o familiares”.

Recomendado: Vicepresidente de Amazon Web Services renuncia por injusticias

Ante la crisis sanitaria, Amazon surgió como un servicio de primera necesidad. Durante los meses más críticos, la compañía contrató a 175 mil nuevos empleados para satisfacer su creciente demanda, al mismo tiempo que anunció nuevos procedimientos para proteger a su fuerza laboral.

De acuerdo con el gigante de comercio en línea, se actualizaron más de 150 procesos para proteger a los empleados, en lo cual se hizo una inversión de 800 millones de dólares en la primera mitad del 2020. No obstante, la demanda presentada asegura que Amazon sólo “trató de crear una fachada de cumplimiento”, además de que “continúan trabajando a velocidades vertiginosas, incluso si eso les impide distanciarse socialmente, lavarse las manos y desinfectar sus espacios de trabajo”.

Anteriormente, el almacén de Staten Island fue objeto de quejas de salud y seguridad en marzo, cuando los empleados organizaron la primera serie de huelgas; Amazon reaccionó despidiendo al líder de aquella protesta argumentando que violó una orden de cuarentena de la compañía.

LEAVE A REPLY

Please enter your comment!
Please enter your name here