Trabajo vía plataformas digitales, alternativa al desempleo en América Latina

Las personas optan por trabajar a través de las plataformas digitales de movilidad o delivery, en un contexto de creciente desempleo. En especial, los inmigrantes en la región han visto en esto una oportunidad de ocupación.

493

Durante 2020, un año marcado por la crisis de la Covid-19, la tasa de ocupación laboral en América Latina se contrajo 5.5 por ciento. En ese contexto, el empleo a través de plataformas digitales ―de movilidad o delivery, como Uber, Didi o Rappi― se configuró como una opción para que las personas pudieran obtener ingresos o complementar sus ganancias.

Un nuevo estudio de la Comisión Económica para América Latina y el Caribe (Cepal) y la Organización Internacional del Trabajo (OIT) señala que la población en la región percibe ventajas en esta modalidad de trabajo, pero también desafíos que deberían analizarse para garantizar mejores condiciones a los colaboradores de estas plataformas.

A medida que avanza la digitalización en la región, están surgiendo nuevos modelos de negocio de la mano de las plataformas digitales y, a su vez, nuevas fuentes de empleo en un mercado, sobre todo frente al alto grado de informalidad y precariedad laboral en la región.

Entre los beneficios que ofrece el empleo mediante las plataformas, el informe destaca la flexibilidad para organizar las horas de trabajo y la vida personal; la posibilidad de obtener ingresos elevados por hora, en comparación con el mercado laboral tradicional; así como la oportunidad de ocuparse sin contar con competencias sofisticadas o estudios superiores.

Los colaboradores de plataformas digitales en Argentina, Colombia y Costa Rica, entrevistados por la Cepal y la OIT, consideran que la principal ventaja de este modelo es que les ha permitido salir del desempleo, especialmente entre la población joven menor de 30 años.

🎤#Entrevista | Sin plataformas de movilidad gana monopolio de taxis y pierden usuarios en Colombia: David Luna

Incluso, en algunos países las personas inmigrantes son quienes recurren a las plataformas para encontrar una fuente de ingresos. En Colombia, República Dominicana y Costa Rica, entre 10 a 17 por ciento de los colaboradores llegaron de otras naciones, como Venezuela. Y en Argentina, entre 66 a  84 por ciento de los trabajadores de servicios de reparto a domicilio son inmigrantes recientes.

A diferencia de la población natal de un país, los inmigrantes se enfrentan a una serie de barreras para acceder a oportunidades de empleo formal. Por ello, han optado por emplearse mediante las plataformas, que no les piden demasiados requisitos.

Sin embargo, la Cepal y la OIT señalan que la ocupación a través de las plataformas digitales también presenta retos para los reguladores y gobiernos, pues hay temas pendientes que se deben analizar para velar por que las personas tengan condiciones “decentes”.

Por ejemplo, las organizaciones advierten que se debe revisar y regular la relación que establecen los conductores y repartidores con las empresas tecnológicas, pues en varios casos las compañías pueden desconectarlos unilateralmente.

Y además se debe tomar en cuenta que los colaboradores están expuestos a un elevado riesgo de accidentes y asaltos, pero no cuentan con algún tipo de protección social.