El Tribunal Supremo de Estados Unidos aprobó la demanda antimonopolio que acusa a Apple de monopolizar el mercado al obligar a sus consumidores a pagar más por las aplicaciones de software del iPhone, con lo cual viola la ley federal antimonopolio.

La demanda antimonopolio afirma que las aplicaciones podrían ser más baratas si los desarrolladores de software pudieran venderlas directamente y no a través de la App Store, donde los precios están inflados por las tarifas de servicio de la compañía, la cual extrae una comisión de 30 por ciento de las compras.

Apple argumentó que los consumidores no pueden demandar, ya que ellos estaban comprando sus aplicaciones a los desarrolladores, no a Apple, y fueron los desarrolladores los que fijaron los precios.

El abogado Mark Rifkin, quien representa a los demandantes, aseguró que de ganar, “los sobrecargos pagados por los consumidores desde que comenzó el monopolio de Apple se medirán en miles de millones de dólares”.

Una portavoz de Apple dijo que la compañía confía en que prevalecerá en la demanda. “La tienda de aplicaciones no es un monopolio por ninguna medida”, dijo la portavoz, y agregó que el mercado de la compañía era la plataforma más confiable y segura para los clientes.

En un comunicado, Apple aseguró que “la tienda de aplicaciones no es un monopolio por ninguna medida”. Y señaló que, en el mejor de los casos, los consumidores eran compradores indirectos porque los desarrolladores les pasaban cualquier sobrecarga.

Los usuarios que demandaron respondieron que siempre que compran una aplicación en la tienda el pago es para Apple, no para un desarrollador de aplicaciones, por lo tanto, son víctimas directas de los recargos. Expertos aseguran que el caso podría tardar hasta dos años en resolverse.

1 COMMENT

Comments are closed.