ABC Tecnología-J.M.Sánchez

La aplicación TikTok acumula, en estos momentos, más de 750 millones de usuarios registrados. Tiene un perfil de usuario muy joven. De hecho, es el servicio que más ha crecido en el último año. Fue durante un tiempo la más descargada en Estados Unidos y una de las tres más instaladas en España.

Aquí, es un fenómeno entre los adolescentes. En España el porcentaje mayoritario de usuarios es el que oscila entre 16 y 25 años. Sin embargo, en el último año la empresa asegura a ABC haber detectado «una tendencia hacia un aumento de la edad media de los usuarios». Según las estimaciones, al 66 de sus usuarios españoles «confiesa que le encanta compartir imágenes y vídeos de sus vacaciones en redes sociales».

Lo primero es lo primero: ¿qué es?

Así que ha sido un filón. La aplicación nace después de la compra de otro fenómeno, Musica.ly, por parte de la firma china ByteDance en 2017. Lo que han hecho ha sido combinar y meter en un mismo servicio otras funciones exitosas que le han funcionado con anterioridad a otras plataformas como Instagram, Snapchat o Facebook. Todo bajo un modelo de videos breves, que funciona casi a la par que las llamadas «Stories» o historias; es decir, contenidos efímeros de corta duración. Ideal para consumir y consumir compulsivamente.

Se pueden crear videoclips amateurs en plan «playback» donde se sincroniza los labios con la canción escogida, hacer vídeos breves y editarlos con sus herramientas de edición que ofrece una gran variedad de opciones, chatear por privado o, por supuesto, consumir todo el contenido que uno pueda desde la propia aplicación. Teóricamente, es para mayores de 13 años y dispone de controles parentales, pero en la práctica muchos niños de 8-10 años son usuarios.

Se puede filtrar, pero prima lo público

Por defecto, las cuentas son públicas, aunque los usuarios se pueden crear perfiles privados para que solo los usuarios a los que se les dé permiso puedan ver tu contenido. Es aconsejable, explican desde asociaciones de defensa del menor, aceptar e interactuar con personas conocidas. También se puede reportar los contenidos inapropiados o inadecuados.

Bueno, vayamos al grano: ¿cómo subo un vídeo?

TikTok ofrece múltiples opciones para personalizar y enriquecer vídeos, ya sean subidos directamente desde la aplicación de cámara o importándolos desde el carrete. Es compatible para sistemas operativo iOS y Android. Si lo que se pretende es subir un «playback» -lip sinc- hay que ir a «Sonidos», una opción que aparece en la parte superior. Se pueden buscar temas actuales y éxitos tanto latinos como de «reggaeton», un género que goza de gran popularidad en la actualidad. Y, luego, emular a tus artistas preferidos.

Algunas opciones: efectos, editar, hacer duos

Lo ideal es prepararse antes de hacerlo una coreografía graciosa que pueda entretener y divertir a tus seguidores. Se pueden añadir transiciones, que eso mejora bastante. Se puede editar el vídeo con diferentes efectos y filtros. Cuanto más personal, mejor. Otro truco interesante es pasar de la cámara «selfie» a la trasera porque le da un toque especial si tienes maña para eso. Igualmente, se puede acelerar el vídeo (0,3, 0,5, 1, 2 y 2 segundos) creando así secuencias impresionantes.

Una vez satisfecho con el resultado tan solo hay que darle a compartir. Entre otras cosas, se puede cambiar el color de los ojos, añadir pegatinas, combinar varios efectos en una misma grabación. Y, como una interesante función, hacer duos, aunque hay que darle permiso a la opción de «reacciones».

La «app» también deja la opción de subir varias imágenes al mismo tiempo para crear vídeos breves muy divertidos. Para ello, tan solo hay que darle al «+» que aparece en la parte inferior y cambiar de vídeo a foto, teniendo acceso así a tu carrete. Es importante que antes de publicar se rellene el campo de la descripción con algo interesante que pueda ser encontrado por otros usuarios -si esa es la intención- y añadir etiquetas «hashtags» para clasificarlo al estilo de la red Twitter.

Desde ese mismo apartado se puede escoger si limitar la visualización del vídeo creado a los contactos. Por defecto aparece como público. Pero se puede cambiar. Y, cómo no, compartir tu creación en otras redes sociales y aplicaciones como WhatsApp, Instagram, los «Stories» de Instagram o Facebook, aunque para ello también hay que darle permiso.

LEAVE A REPLY

Please enter your comment!
Please enter your name here