El pasado viernes, el Presidente de Estados Unidos, Donald Trump, retomó la amenaza de prohibir la aplicación de vídeos cortos más popular en todo el mundo, TikTok.

De acuerdo con Trump, la compañía tendrá que salir de Estados Unidos si se niega a ser adquirida por Microsoft, lo que aumentaría las tensiones comerciales existentes entre la nación norteamericana y China.

El domingo, el Secretario de Estado de Estados Unidos, Mike Pompeo, señaló a los medios que el presidente tomará “medidas” en los siguientes días con respecto a la amplia gama de riesgos de seguridad que representa el software vinculado al Partido Comunista.

De acuerdo con el medio China Daily, el acoso a las empresas tecnológicas chinas por parte del gobierno estadounidense fue consecuencia de la visión de Washington de “los estadounidenses primero”, que no dejó a China otra opción que “sumisión o combate mortal en el ámbito tecnológico”.

Por su parte, Microsoft señaló el lunes que estaba en conversaciones con ByteDance para comprar partes de TikTok, luego de que Trump revierta el curso para prohibir la aplicación por motivos de seguridad nacional, además de que les dio a las empresas 45 días para llegar a un acuerdo.

Trump enfatizó que TikTok saldría definitivamente de Estados Unidos a más tardar el 15 de septiembre si no vendía su operación estadounidense a Microsoft u otra compañía dentro del país.

Asimismo, señaló que la compra canalizará una gran cantidad de dinero a China, así como a Estados Unidos, que debería recibir dinero a cambio de permitir el acuerdo; no obstante, no ahondó en los detalles sobre cómo se manejaría.

“Una parte muy sustancial de ese precio tendrá que ingresar al Tesoro de Estados Unidos, porque estamos haciendo posible que este acuerdo suceda”, asentó Trump.

El asesor comercial de la Casa Blanca, Peter Navarro, argumentó en contra de la venta por parte de Microsoft. El lunes sugirió que, en caso de que Microsoft sea quien adquiera TikTok, deberá desinvertir en cualquier negocio que tuviera con China.

En una entrevista con CNN, Navarro acusó a Microsoft de permitir la censura y vigilancia china por medio de productos como Skype y su motor de búsqueda Bing.

En ese sentido, Trump pareció estar de acuerdo con Navarro y el pasado viernes señaló que no estaba a favor de la venta de TikTok y que pretendía prohibir completamente su uso; no obstante, luego de las llamadas del Senador Republicano, Lindsey Graham, y el CEO de Microsoft, Satya Nadella, Trump cambió de parecer.

Es importante señalar que una prohibición afectaría a Trump en su camino a la reelección, afectando principalmente el voto de jóvenes estadounidenses, además de provocar una intensa batalla legal.

En una publicación de blog, Microsoft señaló que las conversaciones con ByteDance podrían resultar en la compra del servicio de TikTok en Estados Unidos, Canadá, Australia y Nueva Zelanda.

LEAVE A REPLY

Please enter your comment!
Please enter your name here