Trump quiere que chips se fabriquen en Estados Unidos: habla con Intel y TSMC

La pandemia de Covid-19 ha puesto de relieve la necesidad de la Casa Blanca de proteger las cadenas de suministro de una posible interrupción y ha aumentado las preocupaciones sobre la dependencia de Taiwán.

0
721

En la Casa Blanca aumenta la preocupación sobre la dependencia a Asia como fuente de tecnología crítica. Por eso, la administración de Donald Trump y compañías de semiconductores están buscando impulsar nuevas fábricas de chips en Estados Unidos, según publicó The Wall Street Journal.

El gobierno estaría en conversaciones con Intel y TSMC para construir estas fábricas, de acuerdo con fuentes.

Es que la pandemia del coronavirus ha puesto de relieve la preocupación de larga data por parte de EE.UU. sobre la protección de las cadenas de suministro mundiales. Los funcionarios de la administración dicen que están particularmente preocupados por la dependencia de Taiwán, donde funciona Taiwan Semiconductor Manufacturing Co. (TSMC), el mayor fabricante de chips del mundo.

Desde Intel aseguraron que “se toman muy en serio” la idea, según Greg Slater, vicepresidente de política y asuntos técnicos de la compañía. Agregó que el plan de Intel sería operar una planta que pudiera proporcionar chips avanzados de forma segura tanto para el gobierno como para otros clientes. “Creemos que es una buena oportunidad”, afirmó el ejecutivo.

Bob Swan, director Ejecutivo de Intel, envió una carta el 28 de abril a los funcionarios del Departamento de Defensa expresando la disposición de su empresa para construir una commercial foundry, un término de la industria que generalmente se refiere a una fábrica de chips que puede fabricar productos bajo contrato para otras compañías, en asociación con el Pentágono.

Por su parte, TSMC dijo en un comunicado que están “evaluando activamente todas las ubicaciones adecuadas, incluso en Estados Unidos, pero aún no hay un plan concreto”. Según The Wall Street Journal, TSMC ha estado hablando con funcionarios de los departamentos de Comercio y Defensa, así como con Apple, uno de sus principales clientes, sobre la construcción de una fábrica de chips en suelo norteamericano.

Según indica Bloomberg, TSMC está en una posición envidiable, porque durante mucho tiempo se pudo mantener neutral y logró ser uno de los máximos proveedores tanto de Estados Unidos como de China. Pero ahora deberá elegir un bando. Después de años de resistencia, es esperable que TSMC construya una fábrica en Estados Unidos, pero antes quiere escuchar planes concretos por parte del gobierno de Trump.

Dentro de las conversaciones también se incluyó a Samsung Electronics para que expanda sus operaciones de la fábrica de chips que ya tiene en Austin, Texas.

En tanto que la Asociación de la Industria de Semiconductores está llevando a cabo su propio estudio sobre la producción nacional de chips que se espera que recomiende al gobierno gastar decenas de miles de millones de dólares en un nuevo fondo para impulsar la inversión nacional de estos productos.

Estados Unidos ya posee docenas de fábricas de semiconductores, pero sólo Intel es capaz de fabricar los chips más rápidos y de mayor eficiencia energética, que son los chips de 10 nanómetros o menos.

LEAVE A REPLY

Please enter your comment!
Please enter your name here