En noviembre de 2019, un ataque protagonizado por trolls en Internet afectó a miles de personas con epilepsia. Según un informe de CNN, más de 30 cuentas de Twitter publicaron tuits con imágenes estroboscópicas que comenzaron a reproducirse automáticamente, causando convulsiones a los usuarios de la plataforma.

En el mes siguiente, la Fundación para la Epilepsia presentó una denuncia penal y solicitó una investigación para encontrar a los autores del ataque.

Por su parte, Twitter cambió los ajustes de su plataforma, prohibiendo los archivos APNG. También dijo que evitará la aparición de archivos GIF, cuando alguien busque la palabra “ataque”:

La epilepsia es un trastorno neurológico por el que mueren más de 100 mil personas al año. Una de sus variantes más comunes es la epilepsia fotosensible, en la cual las convulsiones pueden ser provocadas por luces parpadeantes. El ataque de Twitter se dirigió a estas personas.

De acuerdo con un informe de Kaspersky, los usuarios de Twitter con epilepsia pueden configurar su cuenta para que las imágenes GIF y videos no se reproduzcan automáticamente.

Sin embargo, esta configuración no aplicaba en ese momento para los formatos APNG, un tipo de archivo que los atacantes aprovecharon para eludir el bloqueo de reproducción automática de Twitter.

El ataque se produjo durante el mes nacional de concientización sobre la epilepsia en Estados Unidos, y se etiquetó a la Fundación para la Epilepsia, además de copiar sus hashtags del día.

Por la fecha, más personas de lo habitual comenzaron a seguir la cuenta y hashtags de la fundación. Así que el ataque tuvo un gran alcance y muchos probablemente tuvieron ataques de epilepsia fotosensible.

Este tipo de ataques masivos son muy peligrosos para muchas personas que desconocen su propia condición. Y aunque Twitter haya realizado cambios, la configuración de reproducción automática aún se encuentra activada de forma predeterminada.

De tal forma, que las personas que no han iniciado sesión en Twitter desde hace tiempo o simplemente no están registradas, no tienen ninguna opción más que arriesgarse a tener otra convulsión o no entrar a la plataforma definitivamente.

No cabe duda que este ataque nos recuerda la fusión entre nuestro mundo digital y físico, en donde las cosas digitales afectan nuestra salud de la misma forma que muchas de las cosas que ya conocemos del mundo tangible.

LEAVE A REPLY

Please enter your comment!
Please enter your name here