UE se reunirá con Intel y TSMC en busca de lograr una soberanía en la producción de chips

Un funcionario comercial europeo se reunirá con los líderes de dos de las principales empresas fabricantes de chips en el mundo a fin de incentivar sus inversiones en el continente y lograr así la autonomía en la producción de chips.

153

El próximo 30 de abril, el Comisario europeo para el Mercado Interno, Thierry Breton, hablará con el Director de Intel, Pat Gelsinger, y la Presidenta de Taiwan Semiconductor Manufacturing Co. (TSMC) en Europa, María Merced, en un esfuerzo de la Unión Europea por protegerse de los impactos de la escasez en la cadena global de suministro de chips

La actual escasez global de semiconductores, que afecta a diversas industrias, como la automotriz y la electrónica, ha exhibido la dependencia de la Unión Europea de la producción extranjera de semiconductores, sobre todo de Estados Unidos y Asia.

El tema central de la reunión del comisario con los directores de Intel y TSMC Europa será la “autonomía” de semiconductores de la UE y el impulso de la producción del bloque.

“Aumentar nuestra autonomía no significa aislarnos en un mundo donde las cadenas de suministro son globales”, declaró Breton a la agencia Reuters. “En paralelo a explorar cómo podemos aumentar la capacidad de Europa, continuaremos construyendo puentes con socios internacionales, pero con nosotros en el asiento del conductor”, añadió.

Como parte de la estrategia digital de la Comisión, Breton busca elevar la participación de Europa en el mercado mundial de producción de semiconductores al 20 por ciento para 2030. El plan también incluye la fabricación de los chips de 2 nanómetros más avanzados en el mismo lapso.

Por esa razón, durante la reunión Breton tratará de convencer a los representantes de Intel y TSMC de instalarse en Europa. Sin embargo, esta misión luce complicada, ya que, en general, el continente no fabrica productos electrónicos de gama alta ni tiene una industria moderna de diseño de chips.

La escasez global de chips, que se ha prolongado durante varios meses, fue provocada en primer lugar porque la pandemia desaceleró la producción y agravada después por diversos factores, tales como la dinámica cambiante del mercado o las tensiones geopolíticas.