El Tiempo

El recrudecimiento de la guerra comercial entre Estados Unidos y China esta semana ha golpeado a gigantes tecnológicas estadounidenses y Apple no es la excepción. Debido a que productos como los iPhone, iPad, Apple Watch y Mac se ensamblan e importan desde China, las ganancias de la empresa podrían estar en riesgo con los aranceles, que podrían subir en junio hasta un 25 por ciento, según anunció el Ministro de Finanzas de China.

El iPhone, que representó el 63 por ciento de las ventas de Apple en 2018, podría ser el más afectado en su precio, debido a que se produce casi en su totalidad en China. Piezas como las cubiertas de pantalla y los sensores de reconocimiento facial son fabricados en EE. UU. y enviados hacia el gigante asiático para su ensamblaje.  

Según análisis de JP Morgan, se calcula que Apple tendría que aumentar el precio de los iPhone hasta un 14 por ciento para cubrir los altos costos de producción. En caso de cumplirse las previsiones de Wall Street, un iPhone Xs, que hoy cuesta 999 dólares, podría costar 1.140 dólares tras aplicar los sobrecostos. 

Esta es una cifra preocupante porque podría poner al teléfono más allá del presupuesto de muchos consumidores. 

Tim Cook, director ejecutivo de la gigante estadounidense, ha intentado manejar las tensiones comerciales reuniéndose con el presidente de EE. UU., Donald Trump. Mientras muchos temen que el impacto se vea reflejado en las ventas, los analistas señalan que Apple siempre tiene la opción de dejar intactos sus precios, lo cual, podría afectar sus ganancias y, por ende, el valor de su acción.

LEAVE A REPLY

Please enter your comment!
Please enter your name here