Una buena y otra mala

0
320

El Heraldo de México – Eduardo Ruíz Vega

En la presente semana, se dieron a conocer los resultados de la Encuesta Nacional sobre Disponibilidad y Uso de Tecnologías de la Información en los Hogares (ENDUTIH) 2018, levantada por el INEGI durante el segundo trimestre de 2018, en colaboración con la Secretaría de Comunicaciones y Transportes y el Instituto Federal de Telecomunicaciones. La radiografía que se nos presentó es por demás reveladora y debe ser el sustento de las políticas públicas y los objetivos a alcanzar de la presente Administración.

Los usuarios de internet en México en 2018 ascendieron a 74.3 millones de personas, 65.8 por ciento del total de la población, lo que representa un incremento de 11.9 millones de personas con respecto a 2015. El avance es positivo, sin embargo, el ritmo de crecimiento es lento frente a los significativos rezagos que el país padece; en los comparativos internacionales nos mantenemos en la parte baja de la tabla. En Corea del Sur la población usuaria de Internet representa 95.1 por ciento del total de su población, en Reino Unido, 94.8 por ciento; en España, 86.1 por ciento; en Estados Unidos, 81.9 por ciento y en Brasil, 67.5 por ciento.

Como en tantas otras cosas, en nuestro país la desigualdad en el uso de Internet es muy marcada. En las áreas urbanas la población usuaria de Internet alcanza 73.1 por ciento en tanto en las áreas rurales es de sólo 40.6 por ciento, del total de la población urbana y rural.

La ENDUTIH 2018 también da cuenta de la dinámica de los cambios tecnológicos y su impacto en nuestra vida diaria. Los equipos terminales móviles inteligentes (smartphone) y los Smart TV tienden a consolidarse como una alternativa al uso de la computadora. En 2015 el porcentaje de usuarios que accedían a Internet a través de un smartphone era de 73.8 por ciento, para 2018 fue de 92.7 por ciento, en el mismo lapso, el porcentaje de acceso a través de un Smart TV aumentó de 5.4 a 16.6 por ciento, en tanto que el acceso vía computadora de escritorio disminuyó de 51.7 a 32 por ciento y vía laptop de 44.5 a 32.6 por ciento. Ello explicaría el por qué los usuarios de computadora disminuyeron de 2015 a 2018 de 51.3 por ciento de la población total a 45.0 por ciento.

El cambio tecnológico transforma inexorablemente la forma en la cual nos incorporamos al desarrollo. En 2015, 56.6 por ciento de la población usuaria accedía a Internet con propósitos relacionados con la educación y la capacitación, para 2018 este porcentaje se elevó a 83.6 por ciento. Una excelente noticia, sin duda.

La encuesta dada a conocer por el INEGI, la SCT y el IFT es rica en información por lo que invito a acceder a ella en la página de Internet del primer organismo antes mencionado. Siempre es importante conocer donde estamos para la correcta toma de decisiones.

La noticia buena en la conferencia de prensa en la cual se dio a conocer la encuesta fue que pese a los recortes presupuestales la misma se continuará levantando, al menos para 2019. La noticia mala, es que se recortarán sus alcances.

LEAVE A REPLY

Please enter your comment!
Please enter your name here