Una cuarta parte de los hogares más pobres en Costa Rica no usa Internet

Casi 9 de cada 10 habitantes de todo el país tienen acceso a Internet en sus hogares.

0
357

Los indicadores revelan que el acceso a servicios como la banda ancha en el hogar se ha expandido progresivamente en los últimos años en Costa Rica. Sin embargo, aún persiste la diferencia entre el ámbito rural y urbano, especialmente entre la población más pobre.

De acuerdo con los primeros resultados de la Encuesta Nacional de Hogares 2020, el 26.47 por ciento de las familias rurales de menores ingresos no usa Internet; en contraste, el porcentaje en las ciudades es menor, con 15.06 puntos porcentuales que no están en línea.

Hace un año, 15.7 puntos porcentuales de los hogares pobres no utilizaban Internet, pero en este 2020 el puntaje subió a 20.2 por ciento. Dicho informe, realizado por el Instituto Nacional de Estadística y Censos, considera la falta de acceso a Internet como una evidencia de la desigualdad social en el país, tal como la carencia de servicios de salud o agua.

Según datos de la misma encuesta para 2019, alrededor de 86 por ciento de los ticos contaban con acceso a Internet: en las zonas urbanas del país, el índice asciendía a 89 puntos, mientras que en las áreas rurales llegaba a 78.6 por ciento.

Entre las comunidades rurales, el teléfono celular se utilizaba en 2019 en mayor medida para conectarse a Internet. Un 70 por ciento usa el dispositivo para tal fin. En tanto, en el ámbito urbano el 57 por ciento depende más del móvil, pues tiene otras opciones como las computadoras.

Federico Chacón, presidente del Consejo de la Superintendencia de Telecomunicaciones (Sutel), señaló que se han hecho importantes esfuerzos para ampliar la oferta de servicios y expandir el acceso en las zonas alejadas. No obstante, el reto también implica incentivar la creación de contenido en línea y desarrollo de aplicaciones y tecnología que permitan potenciar la conectividad, y las actividades de educación y trabajo a distancia.

La Sutel resaltó que la cantidad de estudiantes desconectados también se ha reducido. En 2012, los alumnos entre 5 y 18 años de edad sin conexión eran el 44 por ciento, y en el 2019 sólo representaban un 5 por ciento. De acuerdo con datos del Ministerio de Ciencia, Tecnología y Telecomunicaciones, el 84.4 por ciento de los niños y jóvenes en la educación formal cuentan con el servicio de banda ancha en casa.

LEAVE A REPLY

Please enter your comment!
Please enter your name here