Urgen necesidad de desarrollo de ciudades inteligentes en América Latina

Las ciudades inteligentes no son exclusivas de países desarrollados, por lo que hasta las zonas rurales podrían tener proyectos de servicios smart, coincidieron especialistas.

338

El concepto y desarrollo de ciudades inteligentes no es exclusivo para grandes ciudades de países desarrollados, también las pequeñas ciudades e incluso zonas rurales pueden comenzar en su conversión hacia servicios smart, aseguró Tania Marcos, vicepresidenta de Unidos por las Ciudades Inteligentes y Sostenibles (U4SSC, por sus siglas en inglés), de la ONU.

La especialista realizó una invitación para que las autoridades de pequeñas ciudades, municipios y las ciudades principales de América Latina consulten los estudios hechos por la U4SSC en donde incluso hay un conjunto de indicadores y lineamientos internacionales que se pueden seguir para ir por el camino de la digitalización y mejora de los servicios a los ciudadanos.

Durante el foro “Transformación digital para ciudades y comunidades”, organizado por la Unión Internacional de Telecomunicaciones (UIT), Tania Marcos destacó la importancia de que existan indicadores que midan los avances de las ciudades inteligentes para tener un desarrollo adecuado.

“Para perfeccionar la inteligencia de las ciudades es necesario medir aquello que se quiere mejorar y conocer si ha tenido lugar esa mejora. Hemos elaborado un conjunto de indicadores de rendimiento clave con el fin de establecer criterios que permitan evaluar las TIC en la creación de ciudades inteligentes.

“Hay cerca de 100 indicadores que las ciudades pueden medir y se basan en trabajos y recomendaciones de la UIT (Unión Internacional de Telecomunicaciones), los cuales tienen pleno valor consensuado. Queremos animar a todas las ciudades de América Latina a que presenten sus experiencias y no vean el concepto de ciudad inteligente sólo para ciudades grandes o líderes mundiales, sino que debe poner la voz a otras regiones y es la oportunidad de América Latina de mostrarle al mundo lo que se está haciendo”, señaló Marcos.

Debes leer: ¿Cómo habríamos afrontado la pandemia si viviéramos en ciudades inteligentes?

Cristina Boeti, consejera de la UIT, señaló que uno de los principales problemas de las ciudades en América Latina es la ampliación de las brechas estructurales, como inversiones en transporte, energía, agua, y entre todos ellos está incluido el de la brecha digital.

Explicó que la UIT trabaja en la realización de estudios y documentos en los que las autoridades de cada país pueden basarse para trabajar en la transformación digital de las principales ciudades y zonas más pequeñas, incluso rurales.

Dijo que la transformación digital de las ciudades y, en general, de los países no es una cuestión unilateral, ya que debe ser multipartita, en donde colaboren los gobiernos y la iniciativa privada en todas sus ramas.

Además, Bueti destacó la importancia de que los gobiernos adopten a la Inteligencia Artificial como herramienta para la transformación digital, pues esta será la primordial para ello.

“La Inteligencia Artificial es, o debería ser, parte de una transformación digital, para que las ciudades puedan ser más resilientes y aprovechen la enorme capacidad que tiene de analizar y permitir que los datos se transformen en información poderosa. Eso ayuda a las ciudades en la construcción de infraestructura digital y de todos los servicios relacionados”, aseguró la consejera de la UIT.

Sergio Martínez, comisionado presidente de la Comisión de Regulación de Comunicaciones (CRC) de Colombia, señaló que el desarrollo de los países en la región se va basar en la conectividad, el Internet y en todas las tecnologías como la Inteligencia Artificial.

Dijo que es necesario trabajar desde la tecnología para proteger no sólo la conservación del planeta, sino otorgar una mejor calidad de vida de las personas que no han alcanzado el desarrollo. 

“No hay mejor instrumento para alcanzar la equidad que el uso de las tecnologías, no hay mejor mecanismo para controlar la corrupción, mejorar la transparencia y mejorar la calidad de vida que la tecnología. La apuesta debe estar reflejada en ciudades inteligentes”, afirmó. 

Martínez coincidió en que es necesario tener insumos de medición para las ciudades inteligentes. Explicó que en Colombia, desde la CRC, crearon un índice frente al despliegue de infraestructura y tecnología, por lo que lo ofreció como un ejemplo o proyecto que puede ser adoptado por otros países.