Ursula von der Leyen llama a aumentar la producción europea de chips

Este lunes, la presidenta de la Comisión Europea y el primer ministro de los Países Bajos visitaron las instalaciones de ASML en Eindhoven para dialogar sobre la Ley Europea de Chips y el futuro digital de la región.

152

Este lunes 15 de noviembre, la presidenta de la Comisión Europea, Ursula von der Leyen, visitó la empresa neerlandesa de semiconductores ASML, en Eindhoven, junto con el primer ministro neerlandés, Mark Rutte.

Von der Leyen dialogó con el personal del fabricante de máquinas para la producción de semiconductores sobre el futuro del sector digital en la Unión Europea. Y en la reunión también participaron la vicepresidenta ejecutiva y comisionada de Competencia, Margrethe Vestager, y el comisionado de Mercado Interior, Thierry Breton.

ASML es una de las empresas tecnológicas más importantes de Europa y un actor importante en la cadena de valor de los semiconductores. La CE destacó que es esencial para los fabricantes de chips en Singapur, Corea del Sur y Estados Unidos.

Para Von der Leyen, ASML desempeñará un papel muy importante en los esfuerzos de la CE para hacer que Europa sea más competitiva y más soberana en el sector tecnológico, el objetivo que persigue la Ley Europea de Chips, que la Comisión propondrá durante la primera parte del próximo año. 

Relacionado: Unión Europea lanzará una ley en busca de lograr la soberanía de chips

La meta de la Comisión Europea es que la región duplique su cuota de mercado en los chips para 2030, incluso en los chips de vanguardia, lo que significa alcanzar el 20 por ciento de la cuota del mercado global, frente al 10 por ciento actual.

La clave del éxito, de acuerdo con la CE, reside en la colaboración, ya que considera que todo el sector digital se beneficiará de una mayor coordinación y de la unión de fuerzas.

La primera área de mejora, a juicio de Von der Leyen, debe ser la de la investigación; la segunda, el diseño de los chips; en tercer lugar, consideró necesario aumentar la capacidad de producción de chips y, en cuarto, fomentar la cooperación con la industria.

Von der Leyen explicó que el aumento de la producción europea de chips beneficiará a Europa, ya que implicará una menor dependencia de algunos países del este de Asia, y también será benéfico para el mundo, ya que diversificará las cadenas de suministro y, también para ASML, ya que creará mercados más amplios y estables para sus productos, lo que generará empleos más calificados en la región.