Uruguay | Rendición de Cuentas vuelve a Diputados sin el Fondo Universal de Telecomunicaciones

485

De los cinco artículos con especial foco en las telecomunicaciones, sus actores e intereses que tenía el proyecto inicial de Rendición de Cuentas que se trata en Uruguay, sólo dos quedaron plasmados en el texto que aprobó el Senado y devolvió a la Cámara de Representantes con modificaciones para su discusión. No sólo eso, los que siguen parecen los más suaves desde su potencial impacto para el sector.

En la versión que pasó del Senado aparecen como suprimidos los artículos que habilitaban la puesta en marcha en el país de un Fondo de Servicio Universal (FUT) bajo la órbita de la Unidad Reguladora de Servicios de Comunicaciones (Ursec) y su posterior, que indicaba que sería financiado por recursos producidos en las subastas de espectro, entre otros aportes.

Así se cae por el momento la opción de que Uruguay deje de ser parte del escueto listado de países de la región que no cuentan con fondos de este tipo –el otro, México–, y el proyecto de Rendición es relevante para el sector por sus ausencias, pues tampoco menciona cambios de reglas para la Administración Nacional de Telecomunicaciones (Antel) ni apertura de servicios para cableoperadores.

Sí se mantiene un artículo que se desprendía del ahora ex 161 que creaba el FUT, aunque con modificaciones. El apartado 275 del texto del Senado indica que se destinará a la administración nacional de educación pública “el 5 por ciento de lo producido en las subastas de espectro radioeléctrico para financiamiento de gastos de funcionamiento e inversión”. En la versión anterior, el porcentaje pautado era del 3 por ciento.

Ya había sido borrado en Diputados, en tanto, el apartado en el que se disponía que las transferencias en la titularidad de los servicios de telecomunicaciones –incluido acciones– deberían contar con previa autorización del Poder Ejecutivo y que daba a este la potestad de denegarlo por distintas razones.

Sigue en pie, por su parte, la puesta en marcha del registro No Llame, con foco en “proteger a usuarios de telecomunicaciones de abusos en el procedimiento de contacto, publicidad y oferta de bienes o servicios no solicitados”, y la potestad de Ursec de “asignar una o más frecuencias por departamento para ser usados exclusivamente y de manera compartida por iniciativas con caracter comunitario”.

Por falta de consenso, al menos esa es la explicación parcial que se le encuentra a los cambios constantes a los proyectos. La Rendición de Cuentas corre el riesgo de otras propuestas locales: brillar por la ausencia de elementos favorables para el mercado de telecomunicaciones uruguayo. Con su situación actual, el país está lejos del top ten regional en el rastreador regulatorio de la Unión Internacional de Telecomunicaciones (UIT).