Uruguay | Sanguinetti habló de «desvío jurídico» y «violación constitucional» en el proyecto del Antel Arena

El expresidente de la República aludió al "agujero social" ocasionado por una obra que sigue dando qué hablar.

121

Grupo R Multimedio

Como en cada recta final de la semana, Julio María Sanguinetti reflexionó sobre un aspecto de la realidad nacional en el «Correo de los viernes». En esta oportunidad, el dos veces presidente de la República dedicó su columna a manifestarse sobre el Antel Arena. Además de considerar el proyecto «un desvío jurídico y comercial incuestionable», el referente del Partido Colorado denunció el que considera uno de los principales perjuicios sociales del asunto.

«El agujero social del Antel Arena», fue el título escogido por el experimentado dirigente. Allí, desmenuzó: «Hoy el Frente se abraza al Antel Arena, que naturalmente poco tenía que ver con el giro de una empresa telefónica. Fue un desvío jurídico y comercial incuestionable, que se sustentó hasta en falsedades, como la de invocar un presunto informe del Instituto de Derecho Constitucional que nunca existió y que presuntamente avalaba la violación constitucional».

Sanguinetti considera que «la simple razonabilidad nos dice que un estadio nada tiene que ver con una empresa telefónica, como no lo hubiera tenido que ver en la UTE. Razón por la cual hoy no se hace fácil administrar sin pérdida una instalación de esas características».

«Los números son increíbles»

A continuación, quien ocupa el rol de Secretario General de su partido manifestó: «Los números, por otra parte, son increíbles. Se saltó de un presupuesto de 40 a 60 millones a una realidad de 120 millones, con una ejecución administrativa que motiva debates y cuestionamientos. Siempre, en las obras, hay algún extraordinario, de 10 a 15%, a veces algo más. Pero el doble es demasiado».

Sin embargo, Sanguinetti cree necesario «señalar otra visión» sobre el asunto: «la de aquellas cosas que en aquel momento pudo hacer Antel y no hizo. Nos referimos a la fibra óptica, que no le llegó a 120 mil habitantes, que están en los barrios montevideanos periféricos y en el interior rural, cada día más necesitado de conectividad para su rápida modernización. Hoy Antel está llevando internet a 50 poblaciones pequeñas que, aun con escuelas, no podían acceder ni al teléfono ni al uso de las Ceibalitas. Las nuevas radio bases les recuperarán lo que hasta ahora es simplemente dignidad ciudadana. Se proyectan 40 más para el año que viene en pequeñas poblaciones y el agujero hacia la campaña sigue existiendo».

Por lo expuesto, «en una mirada de desarrollo social y económico, esta es la dimensión más cuestionable. Con ese dinero se pudo, y debió, complementarse el proceso de la fibra óptica para todo el territorio nacional».

«No haber completado la conectividad es el mayor error»

A modo de resumen, el expresidente sostuvo: «El edificio ya está, es una hermosa obra y más allá de todo lo discutible que lo rodea, no deja de ser un patrimonio. Lo que no está, en cambio, es la conectividad en todo el país, al servicio de todos los uruguayos. Eso es lo que debía estar y cuestiona al gobierno que hizo una opción equivocada. He ahí el gran punto: gobernar requiere priorizar, porque cuando todo es prioridad, nada es prioridad y los recursos, siempre escasos, se aplican irracionalmente.

Priorizar, naturalmente, supone renunciar y en el caso se renunció a lo más importante que, eso sí, era el núcleo esencial de los cometidos y deberes de Antel en nuestro tiempo histórico. Desde nuestra óptica, no haber completado la conectividad es el mayor error del Antel Arena».