Usuario se queja de la mala calidad del servicio de Tinored, la alternativa estatal de SNET

0
311

CiberCuba,

Un antiguo usuario de SNET, la red inalámbrica cubana independiente que el gobierno prohibió en julio, ha arremetido en su perfil de Facebook contra el servicio de Tinored, la plataforma creada por los Joven Clubs de computación, institución estatal que absorbió los servicios de la clausurada.

Según la denuncia del joven, hace más de 25 días que los administradores están esperando la aprobación de los accesos remotos para trabajar en los servidores donde están alojados sus juegos, los cuales presentan muchas dificultades en cuanto a calidad y estabilidad.

“Mi pregunta es la siguiente: si dimos el primer paso para unirnos a Tinored, ¿por qué no recibimos la parte que nos toca como administración de SNET? ¿Qué pasos tenemos que seguir para que podamos obtener los accesos remotos? Nuestro fin es mejorar la calidad y estabilidad de los mismos… Y créanme que es bastante molesto tener que llamar a una persona en el joven club para que nos reinicie el servicio, pudiendo haberlo hecho los administradores”, criticó.

Una fuente experta consultada por CiberCuba, explicó que antes, cuando existía SNET (siglas de Street NETwork), los servicios se administraban de forma remota. Cualquier administrador conectado desde su casa introducía las credenciales en el servidor donde estuviera alojado el servicio, y así podía administrarlo con independencia de la lejanía física con el servidor.

En la actualidad, no les han dado las credenciales a los administradores de la antigua SNET para administrar sus propios servicios en Tinored, que solo ha llegado a registrar 1.798 personas. Por ello, tienen que llamar a un trabajador del Joven Club para cosas tan simples como, por ejemplo, reiniciar un servidor que presente problemas, o actualizar un juego.

Los administradores no pueden entonces arreglar un servicio o modificarlo desde su casa, debido a una burocracia innecesaria.

Los Joven Clubs han absorbido los servicios que hasta hace muy poco brindaba SNET, una red que sobrevivió por más de diez años y llegó a tener cerca de 40.000 usuarios, que solían jugar e intercambiar información ante la escasa conectividad estatal.

El cierre de esa red callejera provocó numerosas protestas por miembros de la comunidad inalámbrica frente al Ministerio de Comunicaciones (MINCOM), donde exigieron al gobierno que cambiara de idea y no penalizara la existencia de la red inalámbrica.

SNET había solicitado una licencia especial a dicho organismo para seguir operando en la La Habana y en otras zonas del país, pero fue finalmente prohibida después de que el 29 de julio entraron en vigor las Resoluciones 98 y 99 de 2019 del MINCOM, que establecieron las pautas para la existencia de redes inalámbricas en el país.

LEAVE A REPLY

Please enter your comment!
Please enter your name here