Usuarios denuncian pésimo servicio y corrupción de técnicos de Cantv

0
107

El Pitazo-Carlos López Dorante

La pandemia del COVID-19 en Venezuela se ha traducido en una alta demanda de servicios de telecomunicaciones, que dado a la falta de inversión, y el robo de materiales y equipos, impiden que los venezolanos pueden disfrutar de un internet de calidad con Cantv.

De acuerdo a cifras recogidas por el portal Speedtest, un monitor global de la conectividad, Venezuela ocupó en septiembre la casilla 166 de 178, con una velocidad de descarga máxima de 8.64 Mbps (mega bites por segundo) y de 5.06 Mbps para la subida.

Pero las fallas no se limitan solo a la conectividad de internet, pues los servicios telefónicos también se ven afectados. Ha sido notorio en las redes sociales las quejas diarias de cientos de usuarios, en todo el país, denunciando que han estado meses sin servicio, ni de internet ni de telefonía, y que tampoco reciben respuesta ni atención de la sala de contacto de la estatal de telecomunicaciones.

A pesar de esto, Cantv ha realizado cuatro ajustes en lo que va de 2020, pero las nuevas tarifas en nada han mejorado la calidad del servicio, ni han ofrecido soluciones a las comunidades que aún no tienen acceso a ninguno de los servicios. Además, estos costos no están publicados en su página web y solo se pueden constatar una vez que se ha emitido la factura correspondiente al mes.

De acuerdo a reportes de usuarios, les han aumentado los costos en sus tarifas de forma constante cada mes, y han llegado a pagar hasta 1.600.000 bolívares y sin disfrutar el servicio.

“Reparaciones clandestinas”

Esta situación ha abierto la puerta a la corrupción en todos los niveles, incluso en los técnicos de Cantv.

También se ha denunciado que existen técnicos que se han dedicado a ofrecer el servicio, a modo freelance, de reparar los problemas de conectividad de comunidades enteras, pero cobran tarifas exageradas y en divisas, pudiendo alcanzar hasta 100$ por conexión reestablecida.

También usuarios han denunciado que cuando estos técnicos hacen estos trabajos, en muchas oportunidades, dañan las conexiones de otras familias del mismo sector para beneficiar a quien está pagando, sin darse cuenta o sin asumir que la familia afectada podría no tener los recursos para hacer el mismo trabajo -como un pensionado- y requiere los servicios de Cantv para mantenerse comunicado con su familia, o que los niños y niñas puedan tener acceso a sus aulas virtuales en sus escuelas.

Esta situación ha generado protestas en diversas comunidades de todo el país, de usuarios que exigen servicios de calidad en sus hogares a costos asequibles, que les permitan una calidad de vida óptima, y en la que no deban pagar a “especialistas” corruptos que hagan el trabajo que la Compañía Anónima de Telecomunicaciones de Venezuela, Cantv, debería asegurar a millones de usuarios.

LEAVE A REPLY

Please enter your comment!
Please enter your name here