Las acciones del fabricante de automóviles eléctricos de Silicon Valley, Tesla, subieron casi un 5 por ciento el 8 de enero de 2020, llegando a un récord de 492.14 dólares por acción y elevando su capitalización de mercado a casi 89 mil millones de dólares, ó 2 mil millones más que la suma de los límites de mercado de General Motors y Ford de 50 mil millones y  37 mil millones, respectivamente.

Impulsado por una ganancia del tercer trimestre, el progreso en una nueva fábrica en China y entregas de autos mejores de lo esperado en el cuarto trimestre, las acciones de Tesla se han más que duplicado en los últimos tres meses.

“Está claro que Tesla ha vuelto a ser un stock de historia y hay muchas buenas noticias”, dijo David Kudla, estratega jefe de inversiones de MainStay Capital Management. “Pero todavía hay algunos problemas, el principal de ellos es cómo será su rentabilidad sostenida y cuándo comenzará a ser valorado como una empresa automotriz y no como una empresa tecnológica”.

El progreso realizado por el Presidente Ejecutivo de Tesla, Elon Musk, ha desafiado a los vendedores en corto y otros comerciantes que esperan que el fabricante de automóviles sea superado por las compañías de automóviles establecidas por largo tiempo, incluidas GM y Ford.

Subrayando la confianza de los inversores en Musk y el crecimiento futuro de su compañía, su capitalización de mercado ha superado a sus rivales estadounidenses, incluso cuando sus negocios eclipsan a los de Tesla. GM y Ford entregaron más de dos millones de vehículos en Estados Unidos el año pasado, en comparación con las entregas mundiales de 367 mil 500 vehículos de Tesla.

Recomendado: Tesla patentó una nueva química para baterías más asequibles y de mayor durabilidad

Si bien el progreso reciente de Tesla ha alentado a los partidarios, muchos analistas e inversores siguen siendo pesimistas sobre la capacidad de la compañía de generar ganancias y flujo de efectivo de manera consistente.

La compañía ha incumplido reiteradamente los objetivos en los últimos años y el comportamiento de Musk ha sido objeto de un escrutinio minucioso por parte de los reguladores financieros y los accionistas de Tesla.

Sin embargo, la mayoría de los fabricantes de automóviles convencionales siguen aumentando las nuevas generaciones de vehículos eléctricos diseñados para competir con la combinación de estilo, tecnología y rendimiento de Tesla.

Las acciones de GM no han cambiado en los últimos 12 meses, mientras que Ford ha subido un 10 por ciento, ambos con un rendimiento drásticamente inferior en el mercado en general, con una caída en las ventas de automóviles en China, perjudicando el sentimiento de los inversionistas en ambas compañías.

LEAVE A REPLY

Please enter your comment!
Please enter your name here