Van hackers por cuentas corporativas

0
86

Reforma Charlene Domínguez

Con la pandemia, empresas en México vieron crecer de 74 a 84 por ciento la incidencia de fraudes corporativos.

El hackeo de cuentas bancarias, la suplantación de identidad y el robo de información son los problemas que las aquejan, reveló la firma global de gestión y administración de riesgos Kroll, una división de Duff & Phelps.

Antes de que se presentara el Covid-19 en México, añadió, los fraudes corporativos más comunes eran el maquillaje contable, el uso inapropiado de activos de las compañías como tarjetas de crédito y el robo de inventarios.

Pero con la emergencia sanitaria, la frecuencia del hackeo de cuentas bancarias escaló al segundo lugar, superado por el robo o suplantación de identidad, cuando antes ocupaba el cuarto o quinto lugar, destacó Arturo del Castillo, director ejecutivo asociado de Inteligencia de Negocios e Investigaciones de Kroll México.

“En la época Covid-19 la incidencia de fraude se dispara 10 puntos, llega a 84 por ciento.

“Las compañías sí se están enfrentando con una nueva situación de fraude de mayor riesgo que la que había antes del Covid”, dijo.

La pandemia, añadió, abrió oportunidades de fraude porque los controles internos dejaron de ser efectivos ya que no estaban diseñados para el teletrabajo.

Según Kroll, entre 70 y 75 por ciento de los fraudes son perpetrados por los empleados, de manera individual o coludidos con mandos operativos o medios.

Un estudio de la empresa de ciberseguridad Tenabe asegura que durante el último año, 95 por ciento de las organizaciones mexicanas sufrió al menos un ataque cibernético.

El 29 por ciento de los ataques recibidos están relacionados con el Covid-19, el 51 son fraudes, el 37 por ciento es ransomware y el 32 por ciento está enfocado a robo de datos o propiedad intelectual y riesgos de ciberseguridad por parte de terceros.

El 74 por ciento de los líderes de negocios y de seguridad que participaron en el estudio anticipan un incremento en los ataques cibernéticos a lo largo de los próximos dos años.

“En el clima económico incierto de hoy, hay algo que es seguro: las amenazas cibernéticas aumentarán, lo que expondrá a todas las organizaciones mexicanas a un importante riesgo para sus negocios.

“Desafortunadamente, los delincuentes cibernéticos aprovecharon la oportunidad presentada por el Covid-19 para atacar a las organizaciones en la medida en que luchan para adaptarse a nuevos entornos de trabajo remoto”, indicó Tenable.

El 75 por ciento de los líderes de seguridad tiene altos niveles de preocupación por el posible aumento en los riesgos de ciberseguridad que tienen los cambios en los modelos de trabajo que trajo la pandemia.

“Las iniciativas de ciberseguridad rara vez están alineadas con los objetivos del negocio. Los líderes de seguridad tienen el reto de priorizar dónde centrarse, no solo cuando se trata de vulnerabilidades, sino de toda su estrategia de ciberseguridad en general”, asegura el estudio.

El enfoque debe centrarse tanto en la comprensión de la postura actual ante el riesgo como en la predicción de las amenazas más serias para el negocio, lo que permite tomar decisiones más informadas.

LEAVE A REPLY

Please enter your comment!
Please enter your name here