Venta de unidades de Oi concluirá con un operador más pequeño enfocado en banda ancha fija

Analistas aseguran que la venta de Oi Móvil es positiva para el sector, y en caso de que el operador sea adquirido por el consorcio de Claro, Vivo y TIM, el mercado brasileño aún sería competitivo.

0
607

Oi es el cuarto mayor operador móvil de Brasil, pero desde junio de 2016 se encuentra en una protección por bancarrota de la cual no ha podido salir. La compañía informó una caída del 10.8 por ciento en los ingresos en el segundo trimestre de 2020 a 4 mil 544 millones de reales, además de una pérdida neta consolidada de 3 mil 493 millones de reales en el periodo.

Para hacer frente a la deuda que incrementó a 20 mil 043 millones de reales en el trimestre y sostener sus operaciones, Oi tiene una estrategia donde considera la venta total de su unidad móvil y la venta parcial de su unidad de infraestructura, de TV de paga y otros activos.

En entrevista con DPL News, Ari Lopes, director para América Latina de la consultora de telecomunicaciones Omdia, señaló que durante más de un año había insistido en que Oi debía vender su unidad móvil, argumentado que ha sido un punto débil en el desempeño de la compañía y no tiene ventajas competitivas en ese mercado, con lo cual apunta que Oi debe enfocarse en su red de fibra.

Relacionado: Oi eleva valor de sus activos y considera vender operación de TV de paga

“Oi tiene apenas 16 por ciento de participación de mercado móvil, tiene dificultades para igualar la cobertura de la competencia, dado que no tiene frecuencias nacionales por debajo de 1 GHz. Además, tiene el 66 por ciento de su base en planes de prepago, la mayor participación de prepago entre los principales operadores, y el ARPU más bajo a 4.55 dólares en el primer trimestre de 2020. El operador enfrentaría una creciente necesidad de inversión en su brazo móvil, y la participación en la próxima subasta de espectro 5G presionaría su flujo de caja”, explicó Lopes.

Por su parte, Eduardo Tude, presidente de Teleco, consultoría especializada en telecomunicaciones, mencionó que a pesar de que la venta de Oi Móvil puede conducir a una concentración del mercado en este segmento, el mercado brasileño es dinámico y seguirá siendo competitivo con tres operadores.

Recomendado: Claro Brasil y Sky muestran interés por negocio de TV satelital de Oi

Escenarios para la unidad móvil

Ari Lopes indicó que la venta de Oi sería positiva para el mercado brasileño, ya que eliminará la perspectiva de que Oi cierre, lo que “sería terrible para el país”.

Explicó que existen dos escenarios: en el primero, “el mercado móvil reducirá la competencia si el consorcio formado por Vivo, Claro y TIM lo compra, pero no es dramático. Oi es apenas el cuarto operador móvil; un mercado brasileño con tres operadores aún sería competitivo”.

La segunda posibilidad “sería un inversor en infraestructura, Highline, adquiriéndolo. En esta opción, Highline retendría la infraestructura móvil y revendería la base de clientes a los operadores existentes. En este segundo escenario, el país obtendría una red móvil neutral que podría hacer negocios no sólo con los tres mejores jugadores, sino también con otros jugadores más pequeños”, dijo el directivo de Omdia.

Agregó que para el trío de operadores la venta de Oi Móvil es más un “juego para ganar escala y acceder a nuevo espectro”, mientras que Highline sería un nuevo jugador brindando servicios mayoristas y quizá incluyendo a nuevos jugadores en el mercado móvil.

Recomendado: Oi otorga exclusividad a Claro, TIM y Vivo para la compra de su unidad móvil

Límite de espectro y obstáculos regulatorios

“En Omdia estimamos, analizando los límites de espectro y la participación de mercado por operador, que cada uno de los operadores del consorcio adquirirán las operaciones de Oi, region por region, de manera a mantener una menor concentración de participación de mercado y aún estaría por debajo del límite de espectro del regulador”, expuso Ari Lopes.

En consecuencia, TIM terminaría con un 55 por ciento de la base de clientes de Oi Móvil, Vivo obtendría 24 por ciento, y Claro el 21 por ciento restante. Y sostuvo que en este arreglo, ningún operador tendría más del 50 por ciento de participación en ningún estado brasileño.

DPL News: En el caso de que Claro, TIM y Vivo ganen la subasta, ¿cómo podrían funcionar entre las empresas? ¿Cuál podría ser la postura de la Agencia Nacional de Telecomunicaciones (Anatel) y el Consejo Administrativo de Defensa Económica (CADE)?

Ari Lopes: El CADE fue más vocal que la Anatel al respecto. Fue sorprendente ver a funcionarios del CADE comentar que sería difícil aprobar este acuerdo. Este comentario se hizo incluso antes de que se conocieran los términos del consorcio, por lo que se espera que la agencia de competencia sea rigurosa en su análisis. La Anatel fue más moderada, pero también dijo que lo analizaría con cuidado.

“Sigo creyendo que es más probable que el consorcio compre Oi Móvil, pero también creo que este es el camino más complejo para que Oi venda su unidad móvil, debido a los obstáculos regulatorios”, agregó Lopes.

Para Eduardo Tude, si la distribución es equilibrada entre ellos, evitando aumentar la participación de mercado del operador líder en una región determinada, puede ser aprobada por la Anatel y el CADE.

La fibra óptica y el futuro de Oi

Ari Lopes subrayó que la fibra óptica es el activo más buscado en la cartera de Oi. “Hay cerca de 10 postores, por lo que el resultado es difícil de predecir. Pero en cualquier escenario, veremos un actor más fuerte invirtiendo en banda ancha de fibra en Brasil”.

Eduardo Tude indicó que con la venta de la unidad de fibra óptica, transformará Capex en Opex, ya que seguirá siendo el principal cliente de esta red. Expresó que la decisión de la compañía era necesaria para salir de la protección por bancarrota, ya que no tiene suficiente dinero para invertir en móviles y fijos, y con el resultado será un operador más pequeño, pero capaz de sobrevivir en el mercado.

El directivo de Omdia espera que la culminación de la venta de la unidad móvil y otros activos llegue hasta finales de 2021, y concluye que “después de vender todos estos activos, Oi será un operador más pequeño. Debería dejar la protección por quiebra, habrá reducido su deuda y sería una operación más pequeña, enfocada en banda ancha fija, mayorista y sector empresarial”.

LEAVE A REPLY

Please enter your comment!
Please enter your name here