Ventajas y desventajas del Internet satelital

0
194

Metrolatam Daniel Casillas

El internet satelital es una innovadora forma de entregar Internet a lugares donde la banda ancha no está disponible, a través de satélites que orbitan a baja altitud, está siendo desarrollada por varios gigantes de la tecnología. Según un informe de Orian Research, se espera que el mercado mundial de la industria de la banda ancha por satélite supere los 144 millones de dólares para 2025, con una tasa de crecimiento anual compuesta del 5,4%.

Los expertos consideran que una de las principales ventajas de la nueva fuente de Internet es que puede conectar a muchas más personas que la Internet de banda ancha, con mucha menos infraestructura, aunque reconocen que es una solución costosa.

“Las nuevas soluciones de Internet basadas en satélites, aunque costosas, pueden permitir que grandes franjas del mundo se conecten a la Internet utilizando relativamente poca infraestructura en comparación con el despliegue de costosas soluciones de fibra óptica que pueden no ser rentables para las regiones remotas”, dijo a Metro Manny Shar, jefe de análisis de Bryce Space and Technology.

Mejorar la conectividad de las personas en las zonas rurales o en zonas de difícil acceso para llevar la infraestructura de banda ancha es uno de los principales objetivos de la nueva tecnología.

“Una de las misiones más comunes de los servicios de Internet por satélite de nueva generación es llevar la cobertura de Internet a partes del mundo en desarrollo en las que los gobiernos y las empresas no han podido proporcionar conectividad de banda ancha. A medida que Internet se hace más importante para la vida moderna, se considera que los satélites son una ruta clave para mantener ese sueño inclusivo”, explicó James Pavur, investigador de seguridad cibernética de la Universidad de Oxford (Reino Unido).

Aunque el Internet basado en satélites ofrece varias ventajas, esta nueva tecnología también plantea desafíos e incluso peligros para los usuarios de la Tierra y los investigadores y viajeros espaciales.

Por ejemplo, un informe de las Constelaciones de Satélites 1 (SATCON1) confirmó que una presencia significativa de mega-constelaciones de satélites en órbita terrestre baja podría afectar la forma en que los astrónomos observan actualmente el cielo.

“Otro elemento potencialmente peligroso es el creciente número de satélites que tienen el potencial de aumentar el riesgo de residuos espaciales”, añadió Shar.

Además, un estudio reciente dirigido por James Pavur reveló que la tecnología de los satélites de Internet actualmente en órbita no encripta el tráfico de los clientes en sus redes, por lo que atacantes pueden interceptar las comunicaciones y espiar la actividad de navegación.

“Cuando estas señales no están cifradas, es posible espiar la actividad de navegación de la víctima en Internet y el tráfico de la red”, señaló.

A pesar de estos desafíos, según un informe de Deloitte sobre la industria de la banda ancha por satélite, estamos viviendo actualmente otra carrera espacial, en la que los participantes compiten para conectar a las poblaciones desconectadas y subconectadas del mundo.

Para saber más sobre esto, Metro conversó con Babak D. Beheshti, profesor y decano de la Facultad de Ingeniería y Ciencias Informáticas del Instituto Tecnológico de Nueva York, EE.UU.

Babak D. Beheshti,
profesor y decano de la Facultad de Ingeniería y Ciencias Informáticas del Instituto de Tecnología de Nueva York, EE.UU.

P: ¿Qué es el Internet por satélite y cómo funciona?
– Los consumidores pueden acceder a Internet de banda ancha instalando una antena parabólica y un equipo receptor/transmisor en su ubicación, sin necesidad de ningún tipo de cableado a ninguna infraestructura de comunicación como líneas telefónicas o de cable. Una constelación de satélites que orbitan la Tierra se comunica con estos equipos receptores/transmisores desde su órbita. Estos satélites a su vez están conectados a estaciones terrestres que tienen acceso a Internet.
El Internet de los satélites comerciales ha existido durante casi dos décadas. En sus primeros años, la tecnología permitía bajas velocidades de datos y por lo tanto no era una opción viable para el acceso de banda ancha. A lo largo de los años la tecnología ha mejorado. Hoy en día los satélites modernos pueden ofrecer velocidades de Internet que se ajustan a la definición de banda ancha de la Comisión Federal de Comunicaciones de 25 megabits por segundo de enlace descendente y 3 megabits por segundo de enlace ascendente. En algunos casos, estos servicios alcanzan incluso velocidades de enlace descendente de hasta 100 megabits por segundo.

P: ¿Es mejor que la Internet tradicional?
– Hay muchos casos en los que no se puede obtener el Internet a través de la fibra, el cable o la Línea de Suscriptor Digital. Por ejemplo, muchas zonas rurales, así como lugares remotos simplemente no tienen una infraestructura cableada. Es demasiado costoso y poco práctico tender cables o incluso estaciones base celulares a estas ubicaciones remotas. El Internet por satélite ofrece una alternativa práctica a los consumidores de esas zonas. Hay otras situaciones en que el Internet por satélite tiene una ventaja sobre la Internet tradicional, como la recuperación en caso de desastre. En una zona que ha sufrido el impacto de un huracán o una inundación, no sólo se interrumpen los medios de comunicación tradicionales, sino que tampoco resulta práctico restablecer rápidamente la infraestructura de comunicaciones. Puerto Rico, que fue devastado por el huracán María en 2017, se benefició enormemente del Internet por satélite. Sin el satélite, los residentes y los organismos gubernamentales probablemente no habrían tenido Internet durante casi un año en ciertas zonas.

P: ¿Podría el Internet satelital ayudar a conectar a más personas?
– Sí, definitivamente. Si bien no veo que el Internet por satélite compita directamente con el servicio tradicional de Internet existente, en las zonas rurales remotas del mundo desarrollado, así como en vastas zonas del mundo en desarrollo, el Internet por satélite sería el único medio práctico de proporcionar conectividad a la gente.
Por supuesto, como en cualquier servicio, tanto el costo de despliegue inicial como el costo recurrente (cuotas de suscripción) tienen que ajustarse a las limitaciones financieras de las comunidades a las que se presta el servicio.

P: Algunos expertos afirman que el  Internet por satélite podría ser disruptivo y podría cambiar el mercado de la Internet.
– El Internet por satélite, en un futuro previsible, no puede competir con las 50 velocidades de datos que ofrecen los servicios tradicionales. Por lo tanto, en las zonas urbanas y suburbanas en las que se dispone fácilmente de servicios tradicionales de Internet, la introducción de servicios de Internet por satélite más nuevos, más rápidos y más baratos probablemente no cambiará el mercado de manera significativa. Sin embargo, son las zonas rurales y remotas las que pueden transformarse en gran medida mediante la introducción de un servicio de Internet por satélite robusto y ampliamente disponible.

600
satélites de Internet de banda ancha Starlink están actualmente en órbita.

Tres empresas que desarrollan Internet por satélite

SpaceX
Actualmente opera la mayor constelación de satélites del mundo. Sus ejecutivos planean comenzar el servicio a finales de 2020 y están planeando hasta 24 nuevos lanzamientos este año.

OneWeb
Esta empresa está acelerando su ritmo de lanzamiento y a principios de 2020 envió 34 satélites a la órbita, llevando el total a 40 en febrero de este año.

Amazon
El gigante pretende lanzar unos 3.200 satélites de banda ancha para su propia red, conocida como Proyecto Kuiper, para el que ya ha anunciado un presupuesto de 10.000 millones de dólares.

LEAVE A REPLY

Please enter your comment!
Please enter your name here