En el mercado móvil colombiano proliferan las buenas noticias sobre el avance de la tecnología, como las pruebas 5G o el anuncio de nuevas licitaciones. Pero también es un país donde se debate la alta fragmentación con muchos operadores y pocos ingresos, o si existe concentración de mercado que impacte en las inversiones.

Telefónica presentó hoy el estudio “Impacto de la concentración del mercado móvil en Colombia sobre la competitividad”, el cual buscó mostrar que el mercado de telecomunicaciones colombiano es uno de los más concentrados del mundo, lo que, según el reporte, crea barreras para mejorar el desarrollo de las TICs en el país.

El estudio afirma que las decisiones de inversión están afectadas por la concentración de mercado.

El informe, encargado a la Facultad de Economía de la Universidad de Los Andes, sostiene que la concentración se podría traducir en tarifas relativamente elevadas, baja innovación, retraso en la llegada de tecnología de última generación y menor velocidad de despliegue de redes.

Entre las conclusiones del estudio están liberalizar y fomentar una mayor competencia en el mercado de telecomunicaciones móviles para incentivar el uso de las TIC y la competitividad en Colombia.

También que el nuevo regulador convergente es el escenario propicio para implementar actividades de monitoreo permanente de mercado y para determinar de manera oportunidad señales de competencia insuficiente que puedan inhibir la inversión y la digitalización.

“Ocuparnos de la competitividad es más importante que en cualquier otro momento, porque se necesita para enfrentar y salir de la crisis”, sostuvo Fabián Hernández, presidente CEO de Movistar Colombia. Agregó que todos los elementos que impacten en el sector también impactarán en el desarrollo de industrias transversales.

Propuso que se avance en un pacto digital para que el sector público y privado trabajen en los elementos que puedan impactar positivamente en la innovación y en construir una economía más sostenible.

Durante la presentación del informe participó Pablo Márquez, consultor de la OCDE, quien afirmó que el sector de telecomunicaciones tiene especial sensibilidad a la concentración, pero no se genera una buena dinámica de mercado porque los efectos hacen que sea más complejo entrar, ganar mercado y que las barreras de entrada sean insuperables.

Márquez opinó que el regulador tiene los instrumentos para tratar la concentración, pero que “deben ser usados a tiempo”.

No tardó en llegar la respuesta de Claro Colombia a la presentación del informe. En declaraciones informales, el operador repudió “la forma de competir que utiliza Movistar (…) pagando y presentando estudios con un claro conflicto de interés y cuyos resultados son en consecuencia claramente cuestionables”.

La compañía agregó que ha contado con la preferencia de la mayoría de los usuarios gracias a las inversiones que ha realizado: más de 15 mil millones de dólares en los últimos 20 años, casi 60 por ciento del total de las inversiones del sector.

Ya lo había anticipado Juan Carlos Archila, presidente de Claro Colombia, durante el evento Colombia 5G, organizado por DPL Group, donde explicó que el problema pendiente del país no se trata de una concentración de mercado sino de inversión, pues no todas las empresas se han comprometido con la inyección de capital.

Vale recordar que Colombia es un país con una alta fragmentación, posee 11 operadores móviles (y sigue sumando con la llegada de Partners) y esto hace que tenga uno de los ARPU más bajos de la región. Otra particularidad de este mercado es la participación pública en las empresas del sector (en Telefónica, TigoUNE, ETB y Emcali) que, según analistas, genera asimetrías en la competencia y la regulación, trae candados públicos para operar, pasivos laborales y dificultades para garantizar la neutralidad competitiva.

La filial colombiana de Telefónica es una de las que el operador español incluyó en su spin-off latinoamericano para evaluar posiciones, asociaciones o ventas de la unidad regional, para concentrar sus esfuerzos en las operaciones más rentables: España, Alemania, Reino Unido y Brasil. Además, la compañía decidió no participar en la más reciente licitación de espectro que organizó el MinTIC el año pasado.

Telefónica Colombia cuenta con una participación pública de 32.5 por ciento, que el Estado podría vender aprovechando el decreto de emergencia económica publicado en julio, el cual contempla la venta de activos en manos públicas para ganar liquidez.

LEAVE A REPLY

Please enter your comment!
Please enter your name here