El País Ramón Muñoz

Vodafone España siguió sufriendo en el arranque de su año fiscal el efecto de su decisión estratégica de salir del fútbol por su falta de rentabilidad y la presión de las ofertas de bajo coste. La operadora registró una caída del 9,3% de los ingresos por servicio en el primer trimestre de su año fiscal (desde el 1 de abril hasta el 30 de junio), hasta los 988 millones de euros. Los ingresos totales de Vodafone sumaron 1.082 millones, con un retroceso interanual del 10,3%.

La filial española de la multinacional británica cerró junio con un total de 11,3 millones de líneas móviles de contrato (-158.000 clientes en estos tres meses), debido en un periodo marcado por una alta agresividad comercial, el proceso de saneamiento y desconexión de líneas de bajo valor en la cartera y el impacto de grandes operaciones corporativas, como la pérdida de las cuentas de la Junta de Andalucía y BBVA.

Leer más: https://elpais.com/economia/2019/07/26/actualidad/1564130256_684254.html

LEAVE A REPLY

Please enter your comment!
Please enter your name here