Voi capta otros 26 millones para inundar Europa de patinetes eléctricos

0
589

Expansión – Javier G. Fernández

Los patinetes eléctricos encandilan a los inversores. La start up de movilidad sueca Voi ha cerrado una nueva ronda de financiación de 30 millones de dólares (26,3 millones de euros). Esta recaudación de fondos se produce menos de cuatro meses después de que levantara otros 44 millones de euros en una ronda serie A, la mayor registrada hasta la fecha por una empresa de patinetes en Europa.

Voi, que comenzó sus operaciones en agosto del año pasado, ha levantado más de 72 millones de euros del capital riesgo en menos de un año. Una prueba más del enorme interés que despiertan estas nuevas empresas de movilidad que poco a poco conquistan el espacio urbano de las grandes ciudades de todo el mundo.

Los fondos que han respaldado esta operación son Balderton Capital, Vostok New Ventures, LocalGlobe, Luxor Capital y Raine Ventures. Los mismos inversores que ya apoyaron a la start up en noviembre. Además, han participado en la operación business angels muy relevantes como Justin Mateen, cofundador de Tinder y Nicolas Brusson, consejero delegado y cofundador de BlaBlaCar, entre otros.

Planes de expansión

La compañía, presente en casi una quincena de ciudades de Francia, Suecia, España y Portugal, planea emplear estos recursos para seguir abriendo mercado en Europa. “Esperamos poder seguir expandiéndonos a más ciudades en España, los países nórdicos, Italia, Francia, Alemania, Austria y Suiza”, asegura su consejero delegado, Fredrik Hjelm.

Voi ha sido una de las empresas adjudicatarias del reparto de 8.610 licencias que el Ayuntamiento de Madrid realizó en febrero. Meses antes, el Consistorio había rechazado la solicitud de la compañía obligándola a paralizar sus operaciones. Este parón, como reconoce Hjelm, ha impactado en los resultados de la empresa que cobra a los usuarios por cada minuto de uso que hacen de los vehículos.

“Nos sentimos decepcionados cuando tuvimos que detener nuestro servicio en Madrid, especialmente porque vimos un gran interés y una gran demanda de ciudadanos y turistas por nuestro tipo de movilidad ecológica”, señala el CEO. Una pérdida de ingresos que esperan revertir con la llegada del buen tiempo. “Dado que se avecina un clima más cálido, esperamos recuperar lo que hemos perdido en los próximos meses”, afirma.

Hjelm es consciente de que, como ha quedado demostrado en Madrid, el desembarco masivo y sin control de miles de patinetes en las calles puede generar conflictos con los ayuntamientos, por lo que apuesta por el diálogo a la hora de expandir su actividad. “Los scooters eléctricos son nuevos productos de movilidad, por lo que, por supuesto, la regulación no está actualizada en todas partes”, asegura.

Y pone el ejemplo de Málaga, donde ya están presentes y negocian con el ayuntamiento un código de conducta ante la falta de regulación y las malas prácticas de algunos rivales. “Allí no existe una regulación local, hemos iniciado proactivamente el proceso para establecer un código de conducta común que ayude a los múltiples operadores de uso compartido de scooter a trabajar juntos de manera más segura y respetuosa”, concluye.

LEAVE A REPLY

Please enter your comment!
Please enter your name here