WEF advierte que los dispositivos loT podrían amenazar nuestra seguridad

945
  • El uso inadecuado de datos personales, ataques de denegación de servicios y fallas de aparatos en ciudades inteligentes, son los principales riesgos: WEF.

La proliferación de dispositivos loT, desde sensores para encender y apagar la luz hasta refrigeradores inteligentes, trae consigo retos de seguridad debido a que capturan y almacenan los datos de los usuarios y cada vez están más conectados entre sí, de acuerdo con un análisis del Foro Económico Mundial (WEF, por sus siglas en inglés).

Un reciente informe de Gartner señala que en 2019 se utilizarán 14.2 mil millones de aparatos conectados y para 2021 existirán alrededor de 25 mil millones, los cuales tienen como base “un inmenso volumen de datos”.

Como consecuencia, indica la consultora, también es importante que el loT sea “socialmente aceptable” y su despliegue vaya acompañado de la ética en temas como la propiedad de datos, el derecho a la intimidad, el cumplimiento de reglamentaciones y el sesgo algorítmico.

Por su parte, el WEF identifica tres dimensiones en las cuales el loT plantea riesgos a la seguridad.

En primer lugar, el acceso a los datos personales por medio de este tipo de dispositivos podría ser usado para generar un perfil de la vida de una persona ―hábitos, horarios― y, con ello, pretender manipular su comportamiento con fines incorrectos.

Otro aspecto de peligro es que el loT podría socavar la arquitectura de Internet.

Ya se han registrado objetos en los que la red se ve amenazada; por ejemplo, en 2016 se infectaron múltiples dispositivos, que derivó en un ataque de denegación de servicios como Twitter, Netflix y CNN.

En tercer lugar, en ciudades inteligentes los dispositivos loT podrían representar problemas de seguridad física, ya que funcionan como ecosistemas digitales de ciudades interconectados. Hasta ahora, se han presentado casos de fallas de vehículos autónomos.

Con el fin de evitar amenazas de este tipo, el WEF recomienda crear contraseñas únicas que no esperen ser cambiadas por el usuario, tener un punto de contacto para solución de problemas y disponer de actualizaciones sencillas.

Incluso, en California ya se aprobó una ley en materia de ciberseguridad de loT, primera en su tipo en Estados Unidos.