La firma de investigación Dell’Oro prevé que los envíos de dispositivos compatibles con Wi-Fi 6 asciendan a un millón y medio este 2020, y sigan una tendencia de crecimiento en los años siguientes, hasta que a partir de 2023 dominen el mercado de equipos inalámbricos.

Por ahora, la mayor parte de las unidades Wi-Fi 6 vendidas serán enrutadores premium y sistemas de malla, lo cual cambiará a medida que los proveedores de banda ancha comiencen a recibir embarques de cable, fibra y DSL con capacidades integradas del nuevo estándar Wi-Fi.

De acuerdo con las proyecciones de Dell’Oro, las regiones de América del Norte, algunos países de Europa y Asia Pacífico están empujando la transición a Wi-Fi 6. En meses recientes, Estados Unidos, Reino Unido y Corea del Sur decidieron liberar frecuencias en la banda de 6 GHz para el uso no licenciado de Wi-Fi, lo que se espera que impulse el mercado mundial.

A su vez, el acogimiento de la tecnología Wi-Fi 6, en conjunto con el mayor despliegue de CPE (equipo local de cliente) de banda ancha de gama alta, provocará un aumento en los envíos generales de unidades de redes domésticas hasta 2022, pronostica la consultora.

En este año, Dell’Oro proyecta que los envíos globales de unidades de redes domésticas disminuyan uno por ciento, hasta 192 millones 100 mil, debido a dificultades en la cadena de suministro y la reducción de la capacidad de fabricación en medio de la contingencia por Covid-19.

LEAVE A REPLY

Please enter your comment!
Please enter your name here